El Juez de garantías Gustavo Castro hizo saber de la resolución por la cual se eleva a juicio oral y público a Carlos Barbato, Carlos Mario Barbato, Erica Perrone y Adrián Quinteros por el delito de enriquecimiento ilícito.

El caso fue investigado por la Unidad Fiscal Especializada en Delitos contra la Administración Pública del Ministerio Público Fiscal del Chubut, ante la sospecha que Barbato adquirió propiedades, algunas de alto valor económico, además de autos de lujo y un departamento en Puerto Madryn, pero sin que sus ingresos como empleado público lo puedan justificar.

Barbato, en su ingreso a la política como funcionario en el año 2003 había declarado en su presentación jurado ser propietario de un Fiat Palio y un Ford Falcon modelo 80. Se desempeño como Gerente de Lotería, ocupó cargo en la Coordinación de Gabinete y fue asesor en la Legislatura .Desde 2015 estuvo en el IAS hasta 2019, y según los fiscales nunca contó con otro ingreso que no sea el de la función pública.

La acusación contra Barbato, Carlos Mario Barbato -su padre-, Erica Perrone -su esposa- y Adrián Quinteros, el chofer a nombre de quien habrían puesto algunos bienes, es por “enriquecimiento ilícito”, previsto con prisión de dos a seis años, multa de dos a cinco veces el valor del enriquecimiento e inhabilitación absoluta perpetua para el que “no justificare la procedencia de un enriquecimiento patrimonial apreciable suyo o de persona interpuesta para disimularlo”.