Uno de los lados positivos que ha mostrado la pandemia a lo largo de este duro tiempo que enfrentamos como sociedad, es la solidaridad. Así es la historia del comedor y merendero “Tacitas felices”.

Lucas Herrera, un joven de 18 años junto a su familia fundó el lugar para brindar asistencia a más de 200 personas del Barrio Santa Marta. Entregan viandas tres veces a la semana y la merienda de lunes a viernes. La ayuda solidaria es recibida por 35 familias en total.

“Siempre quise y me gustó la idea de tener un merendero o un comedor. Gracias a Dios, cuando inició la pandemia, junto con mi mamá juntamos para yerba y para el pan, luego la gente empezó a colaborar una vez que empezamos a difundir nuestra tarea por las redes sociales. La gente se acercaba con diferentes productos como yerba y azúcar y así empezamos a darle a las familias. Hay mucha necesidad en el barrio y por eso también me surgieron esas ganas de ayudar”, dijo Lucas en una entrevista con El Ancasti.

El merendero y comedor funciona en casa de la familia Herrera. “Para mi cumpleaños lo festejé con la gente del barrio entregando 600 viandas de locro. Lo hago porque me gusta ayudar a la gente, a los que más lo necesitan”, comentó.

También en su casa, dan clases de apoyo escolar para 75 chicos que concurren en diferentes horarios.

La forma de obtener la mercadería es a través de las donaciones de quienes lo siguen mediante las redes sociales y colaboraciones desde el municipio capitalino y el gobierno provincial.

El joven necesita ayuda para poder continuar con su noble labor. Por un lado para poder mejorar la cocina en la que cocinan las viandas y las meriendas, ya que es al aire libre y por otro lado, para la preparación diaria de la comida se necesita carne, pollo, verdura, y yerba.

*Para colaborar se pueden dirigir al merendero en barrio Santa Marta (Manzana L casa 1) o comunicarse teléfono 3834360197.