Este sábado se llevó a cabo la beatificación de Fray Mamerto Esquiú en Catamarca, en la explanada de la iglesia de Piedra Blanca.

//Mirá también: Histórico: Beatificaron a Fray Mamerto Esquiú

La santa misa estuvo encabezada por la imagen de la Virgen del Valle que lució un manto especialmente bordado por devotos de la Virgen y de Fray Mamerto Esquiú en el que estaba estampado un mapa de Argentina donde sobresalían las provincias de Catamarca, donde nació Esquiú; Córdoba, donde fue Obispo Diocesano; el rostro del beato y tres flores como estrellas, que representan los votos que hizo como franciscano, que fueron pobreza, obediencia y castidad.

Frente a la iglesia, en la plaza principal de Piedras Blancas, se ubicaron en sillas los 1.200 invitados a la ceremonia, entre los cuales el secretario de Culto de la Nación, Guillermo Olivieri; el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil; autoridades de distintas provincias y representantes eclesiásticos.

Previo a la ceremonia, el monje Mamerto Menapace le dedicó algunas palabras a Esquiú.

En su relato, cuenta una anécdota familiar que vivió cuando su padre estaba muy mal de salud. Relata que su familia fue a acompañarlo para despedirse, pero antes asistieron a una misa de Esquiú, que colocó un pañuelo con el nombre de su padre.

En ese punto, contó que el hombre pasó la noche mucho mejor de lo previsto y que al día siguiente los médicos veían posible una recuperación. Aunque aseguró que los días siguientes su padre se debatió entre la vida y la muerte, destacó que hubo una presencia que lo acompañó en ese proceso. Finalmente, el hombre sobrevivió y tuvo después ocho nuevos hijos, entre ellos al mismo Menapace.

La beatificación de Fray Mamerto Esquiú, decretado beato por el papa Francisco el 19 de junio de 2020, iba a realizarse el pasado 13 de marzo de 2021 en Catamarca, pero fue postergada por la situación sanitaria por la Covid-19 que vivía el país en ese momento, y las autoridades eclesiásticas decidieron realizarla este sábado bajo estrictos protocolos sanitarios.

El milagro que permitió Fray Mamerto Esquiú sea declarado beato por el papa ocurrió en la provincia de Tucumán, y fue por la inexplicable curación de una recién nacida con osteomilietis femoral grave.