Durante la madrugada del martes 21 de septiembre, día de la primavera, se produjo un accidente fatal sobre la ruta nacional 38, a la altura de Villa Santa Cruz del Lago. Cuatro amigos, todos oriundos de Carlos Paz se trasladaban en un Ford Focus que se estrelló contra un árbol. El adolescente de 16 años falleció en el acto mientras que el conductor de 18 años y los otros dos acompañantes resultaron gravemente heridos, pero salvaron su vida.

Las pericias determinaron que el auto iba a gran velocidad y que por esta razón el conductor perdió el control y se estrelló de frente. Axel Valles fue imputado por homicidio culposo agravado, ya que también pudo determinarse la presencia de alcohol en sangre.

Ante esta situación, la madre la madre del joven fallecido exigió justicia y pidió al fiscal Ricardo Mazucci que actúe con celeridad “para que este joven no siga haciendo vida normal, como si nada pasara”.

Murió un adolescente de 16 años.

Benjamín Andaramo pertenece a una reconocida familia de la ciudad de Villa Carlos Paz. Es hijo de Lucila Angaramo e hijo del corazón del ex concejal Marcelo Cuevas, con quien mantenía un profundo vínculo. En este sentido la madre del joven expresó: “Quiero que el fiscal actúe porque parece que Benjamín murió y listo, todo queda como si nada. Y mañana se sube otro chico al auto. Lo que quiero es que se haga justicia por Benja y porque no vuelva a suceder”.

En tanto la mujer contó “Benjamín se subió al auto porque era amigo de Bautista (el joven que resultó con graves heridas). Se subió al auto en la estación de servicio Axion”, aseguró la mamá del adolescente, que añadió: “Fui al lugar del hecho, vi el auto y claramente no era un auto que iba ni a 90 ni a 100, el auto está destruido y se ve una frenada de unos 20 metros que dejó marca. Por lo tanto, no era un chico que iba ni a 90, ni a 120 (km por hora); iba a muchísimo más velocidad”.

Para finalizar la mamá de Benjamín contó que el dolor que siente es interminable y que cuenta con el apoyo de su familia para transitar este duelo y acotó que recibió el saludo del conductor y de su madre cuando ocurrió el hecho y “nunca más” la llamaron. “Nunca más recibí un llamado de nadie solidarizándose. Con la hermana de Benja (una niña de 11 años), estamos contenidas por nuestra familia y de parte de los que participaron en el accidente no vi a más nadie”.