El fin de semana trajo alivio, durante las jornadas del sábado y del domingo, las lluvias aportaron entre 15 y 25 milímetros en la cuenca del río San Antonio, por lo que llegó una creciente de  más de un metro en dicha cuenta, y de un metro en el río Los Chorrillos.

Sin embargo, a los vecinos les llamó la atención el tono del agua, ya que se pudo observar la punta de la creciente de color negra, debido a las cenizas que las precipitaciones barrieron desde las montañas.

Roberto Giménez, Director de Defensa Civil, dijo a Cadena 3 que se esperaba que esto pase, pero que igualmente fue impactante. “Estos sedimentos, lamentablemente, van a parar al lago San Roque, lo cual perjudica la calidad del agua. Son las consecuencias que estamos sufriendo a raíz de los grandes incendios que tuvimos”, explicó.