Fausto regresa a La Cumbre tras seis meses de lucha contra la leucemia en Singapur

El niño de 9 años regresará a su hogar luego de recibir resultados de estudios que no fueron favorables. Había llegado al país asiático luego de una importante campaña solidaria-

Fausto necesita tratar su leucemia en Singapur. (El Doce)
Fausto necesita tratar su leucemia en Singapur. (El Doce)

Fausto es un niño de 9 años de La Cumbre que sufre El niño de 9 años de La Cumbre que sufre Leucemia Linfoblástica Aguda tipo T (LLA) regresará a su hogar luego de recibir resultados de estudios que no fueron favorables. , una enfermedad que afecta a las células de la sangre. Hace seis meses, viajó a Singapur junto a su familia para recibir un tratamiento experimental que le diera una esperanza de vida.

Sin embargo, los resultados de los últimos estudios no fueron los esperados y la leucemia demostró ser muy fuerte y resistente. Ante esta situación, la familia decidió regresar a su casa, donde buscarán el mejor camino para Fausto.

Así lo comunicaron a través de Instagram, en la cuenta @todosumaxfau, donde comparten la historia de su hijo y reciben el apoyo de miles de personas que siguen su lucha.

“Hola a todos, hace unos días les contamos que estábamos esperando un resultado y como en cada espera es un nudo en el estómago y el corazón lo que se siente hasta que llega. Aunque sabíamos que podía pasar, uno nunca espera estos resultados. Lamentablemente estamos tratando con una leucemia muy fuerte y resistente la cual no nos está dando tregua”, señaló el mensaje.

“Después de varias charlas con el equipo médico y días de silencio para poder asimilar esta realidad, tomamos la decisión de regresar a casa, tomar fuerzas y encontrar el mejor camino para Fau. Él siempre nos enseña algo nuevo cada día. Sus ganas de seguir luchando contra este monstruo no cesan”, agregó la familia.

Y concluyó: “Les agradecemos a todos por hacer posible estos meses en Singapur, por el amor que nos brindan en cada mensaje, en cada ayuda. Cada palabra sumó en los momentos más difíciles (…) En esta oportunidad no logramos su sanación, pero volvemos llenos de amor y con más ganas que nunca de seguir dando pelea. Como siempre decimos no es opción rendirse”.

Fausto es un ejemplo de valentía y fortaleza, que no se da por vencido ante la adversidad. Su familia lo acompaña y lo alienta en cada paso, y cuenta con el cariño y la solidaridad de mucha gente que se suma a su causa.

Temas Relacionados