Tras la intensa lluvia acontecida en la madrugada se desató una creciente de aproximadamente 2 m. en el río San Antonio, a la altura de Cuesta Blanca.

A causa de la crecida se decidió cerrar el vado de San Antonio y se monitorearon las costas del cauce.

Según indicó el Instituto Nacional de Agua (INA CIRSA), en la cuenca alta del San Antonio llovió 48 milímetros y en la cuenca del río Cosquín 29.78 milímetros.

En este sentido, el gobierno de Villa Carlos Paz dispuso retirar en alerta naranja del servicio de agua, que regía en la zona a causa de la sequía. Ahora entró en vigencia una alerta amarilla. Sin duda se trata de una gran noticia para la zona que venía golpeada por la escasez de lluvias.