La foto había aparecido en portales, medios de comunicación y redes sociales. El pedido era claro: solicitaban por el paradero de Hugo Albarracín, un joven vecino de Cosquín. “Se agradece cualquier información” añadían en los mensajes en los que describían al hombre de 28 años.

Lo cierto es que ayer, domingo 7 de noviembre, se confirmó que el Albarracín apareció muerto y aunque aún no se realizó la autopsia se pudo conocer que el cuerpo tenía rastros de violencia. Por el hecho quedó detenido un vecino de la víctima, de 40 años, quien resulta ser el principal sospechoso.

La principal hipótesis que se maneja hasta el momento es que la muerte fue producto de heridas de arma blanca. El detenido fue imputado por homicidio simple y fue trasladado a la ciudad de Córdoba por la fiscal Paula Kelm, quien está a cargo de la causa.