Esta enfermedad es la zoonosis más frecuente en los humanos. Pero si se toman las medidas higiénicas necesarias no hay peligro alguno.


Es una enfermedad invisible. Pero si se toman las precauciones y las medidas higiénicas adecuadas, no representará ningún peligro. La toxoplasmosis, de ella se trata, es la zoonosis más frecuente en los humanos, nos contaron los profesionales de ByOMed.

Esta parasitosis causada por un protozoario conocido como toxoplasma gondii, presenta riesgo de transmisión vertical al feto en una primoinfección durante la gestación, la cual puede producir morbi mortalidad significativa en el feto y recién nacido con posibles secuelas a largo plazo en niños y adultos.

Las mujeres que han desarrollado inmunidad a esta enfermedad antes del embarazo, es decir, que la hayan padecido alguna vez, no corren peligro de transmitir la infección a sus bebés.

Una vez que han desarrollado anticuerpos, no pueden volver a contagiarse. Pero cuando una mujer embarazada contrae la toxoplasmosis por primera vez, existe un 40 por ciento de probabilidades de que transmita la infección al feto.

Esta enfermedad infectocontagiosa puede producir manifestaciones clínicas en los recién nacidos, las cuales van desde la típica tétrada de Sabin (coriorretinitis, hidrocefalia, calcificaciones y retardo psicomotor) a un cuadro visceral (hepatoesplenomegalia, ictericia), sepsis o totalmente inespecífico.

Etapas del embarazo

Estas son sólo algunas de las razones por las cuales se controla a las futuras madres durante todo el embarazo.

El riesgo y la gravedad de la infección del bebé van a depender del momento del embarazo en que la madre contrae la infección. Si la mujer embarazada se contagia durante los tres primeros meses del embarazo, aproximadamente un 15 por ciento de los fetos también se infecta.

Si lo hace durante el segundo trimestre, la probabilidad aumenta un 30 por ciento. Y en el tercer trimestre, hay un 60 por ciento de posibilidades.

Cuando la mujer enferma durante el embarazo, la toxoplasmosis puede provocar un aborto espontáneo o el nacimiento sin vida del bebé. Aproximadamente, uno de cada diez bebés nace con una infección de toxoplasmosis evidente.

Algunos pueden morir a los pocos días de nacer, mientras que los que sobreviven pueden sufrir de infecciones en los ojos, en el hígado o en el bazo. Otros, en cambio, pueden tener neumonía y presentar ictericia (ojos y piel amarillentos), o padecer dolencias más graves como retraso mental, parálisis cerebral, ataques de apoplejía y otros trastornos.

Una embarazada sin anticuerpos para la toxoplasmosis debe extremar las precauciones que le ayuden a reducir el riesgo de contraer la enfermedad.

Una de las primeras medidas a considerar es cuidar su contacto con los gatos. Los gatos son uno de los principales transmisores del parásito que provoca la infección. El animal contagiado transmite la enfermedad a través de sus heces. Sin embargo, si se toman las precauciones y las medidas higiénicas adecuadas, no representarán peligro alguno.

Toxoplasmosis

Por otro lado, el consumo de carne cruda o mal cocida puede ser la causa de contraer la enfermedad. La toxoplasmosis también se puede transmitir por el consumo de frutas, verduras y legumbres sin lavar. Entonces es aconsejable que, antes de consumir esos alimentos, se laven a conciencia.

Evitar la carne cruda

En Carlos Paz consultá en ByOMed (laboratorio de análisis clínicos y consultorios médicos): encontralos en Diego de Velazquez 13 o llamalos al 3541658003 (Whatsapp aquí). Facebook aquí.




Comentarios