Dicen que la amistad es uno de los tesoros más preciados de la vida, y es desde la fraternidad entre dos carlospacenses que esta historia tomó otro rumbo desde el día en que decidieron incorporar su "granito de arena" -así como lo mencionan-  en pos de la "Madre Tierra".

Sandra y Horacio, los entrañables amigos y mentores de "Alas de la Madre Tierra". (Foto; gentileza Sandra López).

Todo surgió cuando en 2017, Sandra López junto a su entrañable amigo Horacio Kulifay, ambos aficionados a la fotografía y a la naturaleza, decidieron unir sus esfuerzos y proponerse una meta: recolectar semillas de los árboles ya existentes en las sierras cordobesas, ocuparse de hacerlas crecer y devolverlas a la tierra cuándo y cómo ellos mismos se han ocupado en investigar.

"Hace como unos tres años Horacio me hizo una propuesta, y fue que cada vez que saliéramos a fotografiar aves y paisajes -la pasión que comparten- juntáramos semillas de autóctonas, hacerlas arbolitos cada uno desde su casa para luego devolverlos al monte. Yo accedí y desde ese día nació 'Alas de la Madre Tierra', un proyecto de vida que vuela a nuestro lado", cuanta Sandra en sus redes sociales y replica en diálogo con VíaCarlosPaz.

Según nos aportó, ambos ya plantaron y obsequiaron más de 500 árboles, "algunos no lograron sobrevivir con la sequía y los incendios pero no bajamos los brazos, seguimos adelante con el proyecto", asegura.

En varias oportunidades de la conversación, recalcaba el hecho de que no es profesional ni erudita en la materia, sino que todo lo hace de corazón, desde la acción de recolectar semillas, pasando por verlas crecer bajo sus cuidados, pero también con la voluntad de aprender todos los días algo más: "Estudio mucho, lo hago todo el tiempo, me gusta conocer cada especie, qué necesitan, cómo se las cuida", añade Sandra, una mujer que además de arbolitos, hace lo que ella menciona como "bolitas de vida" con semillas autóctonas de la región.

Sandra con las manos en la tierra, en plena labor. (Foto; gentileza Sandra López).

"Las bolitas de tierra cumplen la función de dar protección a las semillas en el transcurso del tiempo (...) Semillas de barba de viejo o cabello de ángel, barbada, bolsas de pastor, brotal, enredaderas, cardo santo, moradillo", nobles arbustos que detalla entre tantas otras especies además de chañar, molles, quebrachos, en fin, una multiplicidad de flora "que sorprende", agrega la mujer, también mentora y dueña de una huerta orgánica con plantines y kits de semillas varias.

Las "bolitas de vida" hechas por Sandra y esparcidas en zonas serranas. (Foto; gentileza Sandra López).

La próxima visita está prevista para este fin de semana, porque no solamente plantan nuevos ejemplares sino que se ocupan de regar e hidratar los lugares ya trabajados. Zonas en Cuchi Corral, Las Jarillas e Icho Cruz, son sólo algunos de los sitios "mimados" por estos dos amigos que con recursos propios, llevan adelante este proyecto al que denominaron: "Alas de la Madre Tierra".

El proyecto de ambos: "Alas de la Madre Tierra". (Foto; gentileza Sandra López).
Sandra y Horacio ya le obsequiaron a la Madre Tierra unos 500 ejemplares. (Foto; gentileza Sandra López).

"Contribuimos con nuestro granito de arena porque nuestra mamita nos da mucho y por ahí nosotros no le damos nada, la destruimos de a poco", reflexiona Sandra, esta vecina nacida en Carlos Paz que junto a Horacio llevan adelante un proyecto sustentable y más que propicio para la naturaleza que nos rodea, simplemente, desde el compromiso y el amor por la Madre Tierra.

Foto de portada: gentileza Sandra López.