La pasión del fotógrafo Charly Soto por reportar y capturar los momentos más lindos y hasta los más dolorosos, dió como fruto una seguidilla de fotografías que sus seguidores pudieron apreciar en sus redes sociales, y en los medios para los cuales trabaja.

Su profesionalismo, talento y valentía, lo llevó a retratar a la naturaleza siendo arrasada por los incendios forestales en nuestra región, al fuego vestirse de diablo y hasta capturar gestos de bondad que tuvieron los bomberos voluntarios con los animales, entre otros.

En esta oportunidad, Soto fue un poco más allá y se aventuró a acompañar a la brigada forestal "Defensa Verde", en el arduo labor de sofocar un incendio en plena noche.

En diálogo con VíaCarlosPaz, Charly relató la experiencia que vivió el pasado lunes en la Quebrada del Condorito y contó que aquellos brigadistas son un grupo de voluntarios que hicieron una asociación sin fines de lucro. "Se bancan los propios gastos de movilidad, de alimentación, se bancan todo ellos. En ese momento se estaba activando un frente hacia el norte dentro de la Quebrada, y allá fuimos a las 12 y media de la noche", explicó.

Brigada forestal “Defensa Verde” en plena noche para sofocar el incendio de la Quebrada del Condorito . Foto: Charly Soto

"Se me torna indescriptible la sensación de moverse en esos lugares, a esa hora, en plena noche, es muy fuerte, la luz de la luna creaba un clima increíble y las estrellas… pero a la vez mucha ceniza, viento muy frío, muy intenso, creo que eran las ráfagas hasta 70 kilómetros por hora,eso hace que si no tenes protección, yo en ese caso no tenía protección en los ojos y se tornaba muy difícil", prosiguió narrando.

Después que aplacaron el frente, "lo siguiente consiste en no dejar ni una sola brasa prendida, porque estos pajonales con las brasas y el viento se avivan. Es un trabajo minucioso de apagar cada mata de paja con herramientas adecuadas, fueron 4 o 5 horas recorriendo ese perímetro de incendio".

Brigada forestal “Defensa Verde” en plena noche para sofocar el incendio de la Quebrada del Condorito . Foto: Charly Soto

También manifestó que los brigadistas y él atravesaron pequeñas vertientes, arroyos, ya que son zonas muy difíciles de transitar. "El término "voluntad" adquiere una dimensión increíble ahí, los muchachos que se duermen a la intemperie, y lo enfrentan de esa manera, se va por un día y son tres días a veces que están en situaciones extremas", expresó con gran admiración.