El relato en primera persona de su lucha contra el voraz incendio en Villa Giardino.


El reconocido actor, Damián De Santo, propietario de un complejo de cabañas con fines turísticos desde hace casi 20 años en la localidad serrana de Villa Giardino, vivió este martes en primera persona el horror del avance voraz de las llamas poniendo en peligro toda su propiedad​, en donde habita y pasa la cuarentena con su familia, su esposa Viviana y sus dos hijos, Joaquín y Camila.

Lo cierto es que fue el propio Damián quien se ocupó de luchar contra el fuego que acechaba su hogar y todo el complejo, utilizando una hidrolavadora desde los límites de su terreno. 

Damián de Santo combate el fuego desde el límite de su propiedad. (Foto: Ariel Luna).

“La verdad que estoy agotado, muy cansado pero pudimos salvar nuestra vivienda. Algunas casas se quemaron“, comenzó diciendo el actor en diálogo con Telefe Noticias.

Y siguió: “La velocidad con el que el fuego avanza y no lo podés detener, es increible. Sentís que es como un soplete gigante donde empieza a trinar todo lo que va quemándose (…) Y cuando el fuego sobrepasa tus posibilidades, tenés que dejar que se te queme todo de manera muy triste“, relató el actor en una charla que se extendió y con su rostro aún enrojecido y visiblemente conmovido.

Damián de Santo combate el fuego (Ariel Luna).

Damián mencionó la solidaridad inmediata de los vecinos, destacando que fueron alrededor de 200 personas las que se acercaron al complejo con baldes y mangueras ayudándolos a sofocar el fuego. Además de la colaboración de un avión hidrante “que nos tiró agua casa porque sino hoy, me quedaba sin casa y sin cabañas“, expresó.

El relato continúo con una serie de detalles que sólo una persona que lo vive tan de cerca podría contarlo, y siempre resaltando la labor de los bomberos voluntarios, la de los pilotos de aviones hidrantes, y de los mismos vecinos siempre bien predispuestos ante estos tipos de acontecimientos.

Damián de Santo combatió el fuego cuerpo a cuerpo. (Foto: Ariel Luna).

Es como un combate cuerpo a cuerpo con el fuego y no le tenés miedo ni te achicás, hasta que el sentido común te lleva a que no lo podés combatir y lo abandonás”, describió De Santo.

Si bien el actor y su familia no sufrieron pérdidas materiales, otros vecinos de la zona desafortunadamente sí fueron víctimas del avance inescrupuloso de las llamas. “El fuego estuvo muy cerca, tuvimos que cortar el agua y la luz así que estamos con el generador. Pero uno de los vecinos lamentablemente perdió su casa completa, porque además, en el intento de querer apagar el fuego, le explotó una garrafa y la casa se terminó quemándose absolutamente toda”, concluyó el actor en un diálogo extenso, detallado y desolador.




Comentarios