Además, "tarda una década en degradarse", afirman desde el Municipio de Carlos Paz en el marco de una campaña de limpieza de las costas.


“Una colilla de cigarrillo contamina entre 50 y 70 litros de agua dulce y tarda una década en degradarse”, afirman desde la Municipalidad de Villa Carlos Paz, en relación a las consecuencias que afectan directamente al elemento esencial para el medio ambiente, para la existencia humana, de la flora, y de la fauna en el mundo, y puntualmente, en forma directa a nuestro entorno.

Es por eso que desde el Gobierno de la Ciudad a través de la Dirección de Ambiente, Ejido y Desarrollo Sustentable, se encuentran trabajando en la limpieza de costas del lago, ríos, y balnearios, haciendo hincapié en la recolección de colillas de cigarrillos.

Pero además de cumplir con el objetivo principal, que es quitar de estos espacios los elementos contaminantes, también se busca concientizar a la población sobre los peligros que significa para el ambiente y la salud arrojar todo tipo de residuos en las zonas cercanas a los cursos de agua y áreas protegidas.

Con todo, la intención principal no es sólo erradicar las colillas de los diferentes afluentes, sino también, hacerlo con las costumbres humanas, ya que es el ser humano el responsable primordial de una acción que no cesa.

Las colillas, además de demorar una década en degradarse, poseen compuestos como acetona, amoníaco, arsénico, polonio, entre otros, derivando en un grave problema ambiental además de ser los desencadenantes de incendios forestales cuando son desechados en pastizales o en sitios en donde los factores contribuyen a la propagación inmediata de las llamas.

“Todos somos responsables del cuidado de nuestro ambiente, ¡colaboremos juntos!”, sugieren y difunden desde el Gobierno carlospacense.




Comentarios