Los de verano se pueden pastorear en verde durante este período, o bien utilizarse como reserva forrajera para ser consumidos en otros momentos del año. Hoy va el análisis de dos cultivos muy conocidos por nuestros productores:

Sorgo forrajero

La época de siembra de este verdeo está condicionada por la temperatura del suelo que debe ser de al menos 17 - 18º C, lo que en nuestra región ocurre entre mediados de octubre y el mes de noviembre. Normalmente se siembran entre 13 y 18 kg ha-1 de semillas.

Si el destino del cultivo es pastoreo directo, se aconseja sembrar en líneas distanciadas a no menos de 45 cm y en la dirección de las aguadas para disminuir el daño por pisoteo.

En caso que vaya a ser destinado a reserva forrajera (rollo, silo), se debería incrementar la densidad de siembra en 30 - 50 % y sembrar a 15 - 30 cm entre líneas para obtener tallos más finos y mayor número por unidad de superficie.

En general, y para zonas húmedas como la nuestra, se calcula sembrar una hectárea de sorgo forrajero cada 5 - 8 novillos, por lo que se manejarán altas cargas instantáneas en pleno verano, siendo la capacidad de las aguadas un punto muy importante a tener en cuenta.

Rollos de sorgo forrajero

En términos generales, el primer aprovechamiento se realiza a los 50 – 60 días posteriores a la siembra cuando el cultivo alcanza entre 60 - 70 cm de altura.

Una demora en el momento del primer aprovechamiento, si bien conduce a una mayor acumulación de forraje, produce una importante disminución de su calidad y un retraso en el corte de limpieza para favorecer un rebrote homogéneo y de mejor calidad forrajera.

El tercer pastoreo se realiza por lo común entre marzo y abril antes de la ocurrencia de las primeras heladas.

Debido a la gran disponibilidad de forraje, debe ser manejado en parcelas con alambrado eléctrico y altas cargas animales.

En caso de destinar el sorgo a la confección de rollos, el momento adecuado de corte es el de emergencia de la panoja.

Allí se conjuga un alto rendimiento de materia seca con una aceptable calidad forrajera.

Es imprescindible utilizar segadoras con acondicionador de forraje para acelerar y uniformar el secado de los tallos y hojas en la andana. Cuando el forraje en la andana alcanza 18 - 20 % de humedad debe ser enrollado, tomando muy en cuenta que la enrolladora debe trabajar con presión en la cámara de compactación.

Moha

Esta gramínea anual es utilizada por los productores para proveerse de rollos hacia fines del verano.

Su época de siembra es el mes de noviembre, utilizando unos 15 kg ha-1 de semillas en siembras a 15 - 17,5 cm entre líneas.

El cultivo se deja evolucionar y luego de 60 – 90 días de acumulación de forraje se realiza el corte para la confección de rollos.

El momento donde se logra un buen balance entre rendimiento y calidad es el inicio del panojamiento.

Cultivo de Moha, eficáz para producir en verano y producir rollos

No tiene sentido dejarlo semillar porque la calidad del forraje disminuye sensiblemente en este estado de maduración, y las semillas se desgranan durante la permanencia en la andana y el posterior enrollado.

Estos rollos, en general, son de buena calidad para la restricción alimenticia pos destete en vacas de cría, pero insuficiente para planteos de invernada corta.

Entre las variedades más conocidas, tenemos a Carapé Plus INTA, Yaguané Plus INTA, y más reciente a Nará INTA.