La relación vientre/ternera subió a 310kg de ternera por vaquillona con garantía de preñez, debido a que la vaquillona subió más que la ternera en septiembre.

La relación ternero/novillo se mantuvo estable en septiembre, con 1,37kg de novillo por cada kilo de ternero.

La relación novillo/maíz mejoró en septiembre, al ritmo de la debilidad del precio del maíz y una mejora del precio del novillo.

Un kg de novillo promedio Liniers puede comprar 9,63kg de maíz.

El margen bruto del feedlot mostró una desmejora en septiembre, de acuerdo a datos de la CAF. Como los datos son de inicios de septiembre, aún no estaría reflejando la mejora en la relación novillo/maíz.

El índice de reposición bajó a 0,77, llevando la ocupación al 63%. En septiembre del año pasado la ocupación era del 67%. El bajo nivel de ocupación en feedlots, puede generar alguna presión en los precios, por la falta de hacienda liviana.

El precio de los vientres en Rosgan marca una mejora en septiembre respecto a agosto del 5,7%. Los terneros también están defendiendo bien el valor, con una suba de 4,4%.

Para la ACDE, el cepo a la carne es "repetir errores cuyo fracaso fue evidente”.

Tanto los vientres como terneros, cuando se comparan contra septiembre de 2020, se muestra una suba anual sustancial debido a que ese mes habían mostrado una baja de precios.

Por su lado, el precio del novillito en Liniers, mejoró respecto a agosto, pero descontando la inflación bajó un 0,9%. Es el cuarto mes consecutivo que pierde respecto a la inflación. Todos los precios mejoran en dólares oficiales por efecto del atraso cambiario.

Los precios nominales de los animales enviados a faena comienzan a recuperarse luego del piso de julio.

Sin embargo, al descontarle el efecto inflacionario, el novillito muestra una pérdida de valor de 13,2%; el novillo de 14,3% y la vaca de 7%, cuando se compara la tercer semana de septiembre contra la primera de mayo.

Resulta llamativo que la vaca sea la que menos sufrió, cuando había sido la más perjudicada. Si se analizan las categorías, la vaca buena ha perdido un valor real de 8,6%, mientras que la vaca conserva buena ha perdido un 13,1%.

Los precios al gancho vienen copiando el precio de Liniers, con un alza anual del 72,6% para el novillo de exportación y 84,7% para el de consumo, ambos entre 14 y 22 puntos por encima de la inflación.

Mercado de Liniers - REUTERS - Agustin Marcarian Photo

A diferencia de Liniers, en el último mes, el precio al gancho del consumo, estuvo por encima de la inflación, lo que podría marcar algún impacto en los precios al consumidor en septiembre.

En agosto, el asado presentó la segunda baja consecutiva de precios nominales, con una caída del 2,6%, de acuerdo a lo relevado por el INDEC. Con este quiebre, se espera que en el corto plazo la carne al consumidor pierda valor en términos reales.

Con la mayor oferta de carne en el mercado interno, el consumo de julio se ubicó en 51,3 kg por habitante por año, cercano al valor de julio de 2020.

El precio promedio de las exportaciones ha mejorado, como consecuencia de la menor exportación de carne.