Repasemos los aspectos importantes en materia impositiva que trae aparejado este tipo de fomento.

Inversiones

Se anticipa la amortización pronta en tres años, que hoy en día es de 10 años, o acorde al tipo de inversión en cada sector del agro (por ejemplo, en la olivicultura es de 40 años). Sobre inversiones en construcciones y de infraestructura, establece que la cantidad de cuotas anuales, iguales y consecutivas que serán las que surjan de considerar su vida útil, reducida al 50% de la estimada.

Un capítulo aparte: Ganadería

El proyecto tiene un apartado especial para la ganadería donde se plantea la modificación de la valuación fiscal de la hacienda al cierre del ejercicio y la amortización acelerada de inversiones. Para disminuir el impacto del impuesto a las Ganancias, los productores podrán optar por valuar sus existencias al momento de la venta y no durante el tiempo de engorde.

Además, en la búsqueda de incrementar la productividad de la ganadería vacuna, la ley anticipa beneficios promocionales que alcanzarán a los ganaderos que tengan aumentos en los porcentajes de destetes de terneros. Se espera que esta medida tenga el efecto esperado en porcentajes de destetes -la Argentina está paralizada en ese aspecto- y de esa manera habrá más carne en el mercado.

En Argentina, el destete es de apenas el 61%, un porcentaje bajísimo para un país que es potencia mundial en la producción de carne bovina. (Gentileza Caprove)

Ninguna medida merece ser desestimada desde el inicio, pero dado los cambios continuos en las reglas de juego para el sector, vale hacer una salvedad. Más allá de que la pretensión oficial es ofrecer un marco de estabilidad a la agroindustria, incentivar la inversión y mejores márgenes de rentabilidad para las nuevas inversiones, cada productor deberá sentarse con su contador a analizar los cierres y pensar cuál es la mejor inversión para aprovechar los beneficios propuestos.

Como todo este tipo de medidas es bueno hacer un análisis exhaustivo de la propuesta en todos los ítems que abarca el modelo, antes de levantar falsas expectativas.