En el primer trimestre de 2021, la producción de carnes bovinas rondó en 710 mil toneladas peso res, que en función de los datos disponibles de exportación, arrojó un consumo aparente de 47 kilos por habitante. En su informe, el ABC aclaró que la cifra de marzo en realidad encubre una reducción en el nivel de actividad ya que “la faena diaria se redujo, en marzo de 2021, un 5% respecto del período precedente, por contar con cuatro días hábiles más”.

Producción. La faena bovina se ha visto resentida en los dos últimos días en los principales frigoríficos cercanos a la ciudad de Córdoba. (La Voz)

En el primer trimestre de 2021, hubo una caída importante, sobre todo si se compara con la segunda mitad del año pasado -la baja ronda el 15%-; pero aún es inferior a los primeros meses de 2020, cuando se registraron las mayores distorsiones a raíz de la pandemia Covid-19

La baja de la faena se ha concentrado en las hembras, especialmente vaquillonas, lo que mantuvo estable su participación -en el orden de 45,6% sobre el total-, y, por debajo de los últimos años; mientras que en los machos se advierte una disminución menor, pero más acentuada en el caso de los novillos.

La faena acumulada en los últimos doce meses, si bien es prácticamente similar al total de los doce meses cerrados en marzo de 2020, fue consecuencia de una disminución en las hembras que se compensa en una mayor contribución de machos, comportamiento que por lo menos garantiza la estabilidad del rodeo vacuno.

El guarismo de 47 kilos por  habitante es un valor bajo en la serie histórica.