Una sucesión de hechos delictivos que se dieron durante los últimos días con tres casas y una casilla incendiadas en Santa Rosa de Calamuchita, promovió el accionar de vecinos de los barrios Santa Rosa del Río y Nahuascat que reclaman mayor control policial.


Un total de tres casas y una casilla fueron incendiadas desde el pasado viernes hasta la fecha en la zona de los barrios Santa Rosa del Río, La Hungría y Nahuascat en Santa Rosa de Calamuchita, alteró los ánimos de los vecinos de la zona que están preocupados por este accionar delictivo y por lo que consideran una falta de patrullajes policiales preventivos.

Cerca del mediodía de este martes, habitantes de estos barrios manifestaron su preocupación y enojo con bocinazos y cacerolas reclamando soluciones ante esta difícil e inquietante situación, que agrega todavía mayor incertidumbre en estos tiempos difíciles provocada por la cuarentena y todo lo que esto significa. Cabe aclarar que la protesta se realizó cada uno desde sus casas respetando el aislamiento obligatorio impuesto desde el Poder Ejecutivo Nacional.

Cuatro hechos en pocos días

Los malvivientes vienen perpetrando hechos de similares características, ingresando a las casas que no están habitados por sus propietarios (debido a que son de fin de semana) y se presume que sustraen algunos elementos y posteriormente prenden fuego en el lugar, con la clara intencionalidad de causar el mayor daño posible.

Desde el pasado viernes se sucedieron hechos de similares características que concluyeron con res casas incendiadas y también una casilla que era habitada por una persona.

En declaraciones radiales, el comisario Roldán manifestó que estuvieron trabajando en el lugar junto a la Brigada de Investigaciones para recabar la mayor cantidad de datos posibles, algo que fue solicitado “desde la Fiscalía de la ciudad de Río Tercero para intentar dilucidar estos acontecimientos” “No podemos confirmar que exista robo previo, por lo que también esperamos colaboración de vecinos que puedan aportar datos a la causa.

Los vecinos preocupados e indefensos decidieron protestar desde las veredas de sus casas con cacerolas y bocinazos.

La situación es difícil porque son casas que no están habitadas y un tanto alejadas”, agregando que están requiriendo informes lo más detallado posibles a Bomberos Voluntarios para analizar si efectivamente hubo en los reiterados hechos de incendios un robo previo.

Tres casas y una casilla fueron destruidas por la acción del fuego. se investiga si existió robo previo.

Por último, Roldán expresó que esperan “poder llegar a dar respuestas pronto a los vecinos de la zona que están preocupados por los últimos acontecimientos”.




Comentarios