Este sábado por la madrugada se entregó a la policía Diego Molina, el hombre que se fotografió junto al cajón de Diego Armando Maradona. Molina trabajaba en la empresa funeraria que preparó el féretro para velar los restos del exentrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata en la Casa Rosada.

Según informaron desde el Ministerio de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires “En horas de la noche del viernes 27 de noviembre se hizo presente en dicha Dependencia el Sr. Diego Molina, argentino domiciliado en CABA, persona que tomara relevancia en las ultimas horas, ya que se viralizaron fotos suyas junto al cadaver de Diego Maradona”.

“Se efectuó consulta con la Fiscalía Contravencional 24, que entiende en la causa por Art. 70 del Código Contravencional, quien no dispuso temperamento alguno para con el sujeto, salvo que aporte sus datos filiatorios y teléfonos de contacto, documentándose lo mismo mediante acta circunstanciada”, precisaron.

El hombre se presentó junto a su abogada luego de que circularan algunos audios que mencionaban que aparentemente había sido asesinado por miembros de la barra brava de Boca.

Luego de que se viralizara la imagen de Molina junto al cuerpo de Diego Armando Maradona, fue Matías Morla el que mostró su descontento. “Diego Molina es el canalla que se sacó una foto junto al féretro de Diego Maradona. Por la memoria de mi amigo no voy a descansar hasta que pague por semejante aberración”, escribió el abogado en su cuenta de Twitter.

Uno de los tres empleados de la funeraria que se sacaron una foto con el féretro abierto mientras preparaban el cuerpo de Diego Armando Maradona para el velatorio expresó sus disculpas este viernes, desligó a la empresa de responsabilidad y contó que recibe amenazas telefónicas de un grupo de hinchas de club Argentinos Juniors.

En la foto que se viralizó rápidamente, Claudio, de 48 años, aparece al lado de su hijo, quien levanta el pulgar y esboza una sonrisa. El otro empleado también levanta el pulgar.

”Estábamos acomodando ya para llevarlo. Y me dicen ‘flaco’, y mi hijo, como todo pibe, levantó el dedo y sacaron la foto. Pido respeto y perdón a todos. Mirá que le hice el servicio al papá de Maradona y al cuñado, y jamás lo hice. Estuve con Maradona cerca en vida. No lo hice en vida sabiendo que es mi ídolo, no lo voy a hacer de fallecido. No era mi intención. Sé que mucha gente se ha ofendido y lo ha tomado a mal”, declaró en Radio 10.

Claudio contó que fue despedido de la empresa Pinier Sepelios, en la que trabajaba desde hacía siete años. Y que la funeraria es una empresa que ha trabajado con toda la familia Maradona.

Estoy recibiendo amenazas, porque me conocen, soy del barrio. Gente que le molestó. Que nos van a matar, que me van a romper la camioneta. Mis hijos...”, contó Claudio. “No quiero tirar nada sobre ellos, que están defendiendo a un ídolo”, agregó.