Ante la escalada de hurtos de medidores de gas en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, una empresa de gas brindó una serie de recomendaciones a sus usuarios con el fin de alertarlos y llevarles tranquilidad ante estos hechos delictivos.

Según se pueden constatar a partir de las denuncias, la mayoría se ubican en la Ciudad de Buenos Aires y en el Conurbano. Foto DYN.

Asimismo, también se pudieron registrar robos al interior de las viviendas afectadas, posteriormente de producirse los hurtos de estos medidores de gas en diferentes lugares de CABA y AMBA.

¿Cómo se producen los robos?

Según se pudo constatar, la forma de operar de los delincuentes es haciéndose pasar por inspectores de la empresa Metrogas, ante lo cual esta compañía se puso a brindar una serie de recomendaciones para evitar que sus clientes sigan siendo víctimas de estos hechos criminales.

Las recomendaciones que la empresa brindó son:

  • Pedir la acreditación correspondiente a los trabajadores que se presenten a hacer tareas en el domicilio, tales como la conexión del medidor y el restablecimiento del servicio, entre otras.
  • También Metrogas les recordó a sus usuarios que tanto los equipos como los trabajadores llevan consigo una credencial con el nombre y apellido y el número de legajo, a finde que no puedan ser falseados estos datos.
  • También la empresa sugirió que ante la duda, el cliente puede corroborar los datos de quien se presente en su domicilio, llamando al Centro de Atención Telefónica de Metrogas. El número es 0800-333-6427 (MGAS), en el horario de lunes a viernes de 8.30 a 17.30 h.
Las recomendaciones que MetroGAS le hizo a sus usuarios. Twitter @AgenciaElVigia Foto: @AgenciaElVigia

Los robos que se produjeron hasta el momento

Por el momento, se han registrado varios robos de medidores de gas, incluyendo el caño de cobre que viene con toda la instalación. Esto se da principalmente por el aumento en el último tiempo del valor del cobre en el mercado.

Las denuncias que se han realizado indican que por lo general, los robos se producen en horas de la madrugada, fundamentalmente por la ausencia de personal policial en las zonas afectadas en esos horarios.

La forma de operar de los delincuentes no es individual, sino que los robos los ejecutan dos o más ladrones, arrancando los medidores de la pared de los domicilios.

Cabe recordar que el material de estos medidores resulta ser una aleación de bronce, al igual que parte de la cañería, tanto la que va desde el conducto principal hasta la que llega a los hogares.

A su vez, las carcazas de los medidores más viejos también están hechas de bronce, pero no sucede lo mismo con los más nuevos, los cuales se moldean con plástico.

El miedo de una potencial explosión

Además del disgusto por perder el servicio y la preocupación por que estos delincuentes puedan acceder al interior de las viviendas a fin de asaltarlas, el miedo también estriba en una potencial explosión que se pueda suceder ante el robo de los medidores.

Y estas potenciales explosiones estarían fundadas en la fuga de gas, principalmente provocadas por las maniobras que los malvivientes realizan para hacerse con los medidores.

Uno de los mayores temores ante los robos son las posibles fugas de gas que dejan los delincuentes, con las posibilidades latentes de una explosión. Foto Archivo.

Y muchas veces sucede que estos propios delincuentes, en el apuro y en el deseo de cometer el crimen, no terminan percatándose, en algunos casos, de la pérdida de gas que dejan en las residencias, las cuales podrían llegar a hacer explotar a una manzana o varias casas, poniendo así en serio peligro a los vecinos del lugar.