Este martes por la mañana apareció el nene de 13 años que era buscado intensamente desde este lunes, cuando se dirigía hacia su escuela en el barrio porteño de Liniers pero nunca llegó a ingresar al establecimiento, y ahora deberá permanecer 24 horas bajo observación médica.

//Mirá también: Hallaron en Ciudad Evita el nene de 13 años desaparecido: “Estaba nervioso”, dijo el vecino que lo encontró

“Les comento que por respeto a la confidencialidad del paciente, que además es menor, vamos a ser escuetos, El chico está bien, vino en buenas condiciones y fue atendido por e el servicio de pediatría”, dijo el doctor Jorge Mestre, subdirector del hospital Zonal General de Agudos “Alberto Balestrini”, ubicado en Camino de Cintura y Ruta N° 21, Ciudad Evita.

Además, el funcionario agregó: “Va a permanecer 24 horas en el hospital en el servicio de pediatría, está estable, haciendo estudios de protocolo, va a estar 24 horas en principio y con sus padres. Está orientado, está en perfecta condiciones, y lo dejamos aquí por una cuestión de prudencia y por pedidos de los padres”.

“Esta evaluado por servicio social, el psicólogo y el equipo de salud mental, y va a quedar con sus padres. Solo puedo confirmar que va a permanecer 24 horas”, concluyó el médico sobre el estado del joven Ignacio Damiano que desapareció ayer luego de arrojar su teléfono celular en un cesto de basura y subir a un colectivo de la línea 47.

Hallazgo y alivio

La noticia del hallazgo fue confirmada por la familia del niño, minutos después de que desde la Policía Bonaerense les comunicaran que habían encontrado a un niño de 13 años que se identificó como “I.” en Ciudad Evita.

“Apareció un chico que se identificó como I. en la comisaría N°3 de Ciudad Evita”, anunció uno de los hermanos del menor, en diálogo con los periodistas apostados en la puerta de su vivienda.

“Estaba deambulando, parecía desorientado”, agregó su hermano, sobre cómo fue hallado el niño tras varias horas de búsqueda.

I. fue trasladado al hospital Alberto Ballestrini, también ubicado en Ciudad Evita, para realizar un chequeo general antes del reencuentro con su familia.

Búsqueda desesperada

La familia lo buscaba desesperadamente, desde que que fue visto por última vez al salir de su casa, camino al Instituto San José, situado en el barrio mencionado.

Se fue al mediodía para el colegio pero no entró. Se rateó con otros compañeros y se fueron a jugar a la pelota a una placita que está cerca. Me mandaron un alerta del colegio, acerca de que no se había presentado”, comentó su mamá a TN.

Y siguió: “A las 5 de la tarde, me pude contactar con él y me dijo que estaba saliendo del colegio. Le dije que lo estábamos yendo a buscar con su papá con el auto, pero no le dije que sabía que se había rateado para que no se asustara. Pero cuando llegamos no lo encontramos”.

“Cuando estábamos esperando, me llaman del colegio diciendo que una señora encontró su mochila tirada y que la acercó al colegio. Ahí me empecé a preocupar más. Camino a mi casa, en Villa Lugano, llamó la mamá del nene que estaba con él, y dijo que su hijo había llegado bien a su casa. Que se tomó el colectivo mientras yo le hablaba a mi hijo por teléfono, y que ahí lo dejó de ver”, agregó.

Por otra parte, el celular de Ignacio fue encontrado en un cesto de basura. De hecho, quedó registrado en el video de una cámara de seguridad el momento en el que el chico lo tiraba allí, y seguía corriendo con su mochila.

Tras esa pista, lo último que se logró rastrear del adolescente es su mochila, que apareció en Alberdi y Larrazábal.