A partir de la cifra que indica que el 21% de los siniestros fatales registrados en la Ciudad de Buenos Aires están relacionados con el consumo de alcohol, en los últimos días se definió que los Agentes de Tránsito reforzarán los puestos habituales y se sumarán 10 controles en puntos estratégicos y con protocolos especiales. Desde 2016 a 2019 la cantidad de controles de alcoholemia realizados creció 152% (se pasó de 119.772 controles anuales en 2016 a 302.186 en 2019).

“Sabemos que 2 de cada 10 incidentes fatales que se registran en la Ciudad se producen por consumo de alcohol. Durante las fiestas vamos a reforzar nuestra presencia en las calles para renovar nuestro compromiso con los vecinos y remarcar la importancia de cuidarnos entre todos: si vas a manejar no tomes”, aseguró Juan José Mendez, secretario de Transporte y Obras Públicas.

Aumentan los controles de alcoholemia en la Ciudad de Buenos Aires por las fiestas

Debido a su dinámica y particularidad, para poder restablecer este tipo de controles en el contexto de la pandemia, la Secretaría de Transporte y Obras Públicas junto al Ministerio de Salud de la Ciudad elaboraron un protocolo especial para cuidar y prevenir contagios tanto de las y los conductores como de los y las Agentes que realizan el operativo.

Además, para optimizar los puntos de control. se utilizará la metodología embudo: se encauza el flujo vehicular tomando varios carriles de la avenida para poder verificar un mayor número de conductores y para que todos los vecinos que pasan por el lugar lo hagan a baja velocidad, vean de que se trata el control, y se genere conciencia en otros conductores.

Sobre los controles, se sabe que durante 2019 se registró la cifra más baja de víctimas fatales en siniestros viales de los últimos 10 años, que representa un descenso del 30% respecto al año anterior. La seguridad vial es un eje prioritario de la Secretaría de Transporte y Obras Públicas, por eso en el marco del primer Plan de Seguridad Vial de la Ciudad se trabaja sobre distintos pilares en simultáneo: mejoras en la infraestructura, incorporación de nueva tecnología, educación vial y controles en calle.