Vecinos iniciaron una campaña para que la Ciudad deje de hacer senderos de material en los parques.


Vecinos de la Asamblea de Parque Chacabuco iniciaron una campaña para evitar que “se siga perdiendo espacio verde donde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires continúa construyendo senderos con cemento”, denunciaron.

“En lo que va de diciembre hicieron senderos cerca de la pista de atletismo, de la calesita y del rosedal, en línea con la pérdida del espacio que, desde la versión del parque de Carlos Thays -arquitecto y paisajista responsable del diseño original- pasó de 20 hectáreas de verde a ocho”, dijo a Télam Margarita Compañez, integrante de la entidad barrial.

La vecina explicó que en la última reunión de la Comuna 7, que se realizó el pasado 21 de diciembre en el centro cultural Adán Buenos Aires, “le mostraron al arquitecto Claudio Echeverría, de la Dirección de Espacios Verdes del Ministerio porteño de Ambiente y Espacios Públicos, las fotos de los últimos caminos de cemento que ‘aparecieron’ en el parque, obras que -según el funcionario- no fueron hechas por su área”.

Las obras que siguen cubriendo el verde con cemento -incluidas la plazoleta Avelino Gutiérrez, frente al parque, y la Casita del Jardinero- contradicen la propuesta que expresa el gobierno porteño de preservar el espacio natural del parque”, señaló Compañez.

Según la entidad, “la plazoleta es toda de cemento y la Casita del Jardinero es ahora un negocio”, mientras que el proyecto que sus integrantes presentaron en 2014 en la Legislatura porteña para preservar el parque “no fue tratado aún”.

La campaña de Change.org busca juntar firmas para impedir que avance el cemento sobre el parque, lo que está documentado en las fotos que los mismos vecinos sacan a diario.





Comentarios