La madre de Rodrigo Facundo Roza, el hombre que este lunes mató a puñaladas al Policía Federal Juan Pablo Roldán en el barrio porteño de Palermo y esta madrugada murió en el Hospital Fernández, admitió que su hijo había tenido "brotes psiquiátricos" y contó que le estaba buscando una profesional para que lo atendiera aunque no la consiguió.

"Él era un chico muy católico, buenísimo, era un amor de hijo y se ve que tuvo un brote psiquiátrico", dijo esta mañana Marta en diálogo con Telenueve (Canal 9).

La madre de Roza admitió que su hijo "no fue bien tratado psiquiátricamente" y que recientemente buscó "otro psiquiatra" para que lo atendiera pero que no lo había conseguido.

"Yo ayer desde la oficina hablé con una amiga y busqué otro psiquiatra para que lo atienda. Me dieron el teléfono de una médica muy muy buena pero no la conseguí, cosas del destino", se lamentó.

También reveló que su hijo "había tenido ataques dos días antes" y que "había dejado la medicación", aunque aseguró que el lunes, cuando lo vio antes del episodio, "estaba perfecto".

"Aparentemente estaba tranquilo pero me dejó como una alarma, porque estaba la mesa del living torcida, un cuadro que tenía en la cocina no está, hay detalles...", agregó.

La mujer contó que su hijo vivía con ella desde que regresó "hace 14 años de Canadá", donde vivió "muchos años" y donde "estudió hasta cuarto año la carrera de psicología".

Finalmente, Marta aseguró que lamenta el sufrimiento de la familia del policía Roldán aunque también está "sufriendo horrores" por lo ocurrido con su hijo.

El ataque al policía en Palermo