El Gobierno reconoció tres, pero los trabajadores aseguran que hay más y que "no hay datos centralizados" sobre las víctimas del virus.


“Hoy estamos en primera fila, poniendo el cuerpo. No negamos nuestra vocación, el compromiso, ni las obligaciones: pero tenemos derechos”, dice Claudio Ibero, enfermero con más de 14 años de antigüedad en la guardia del Hospital General de Agudos Carlos G. Durand, y docente. También denuncia que hay casos de coronavirus entre el personal de la institución y que hay pedidos de test que aún no se realizan.

Según las fuentes oficiales, hay un enfermero del Durand infectado con coronavirus, mientras que dos médicos ya estarían cerca del alta porque contrajeron el virus hace unos 20 días. Pero Ibero asegura a Clarín que hay más casos.

La abogada Mariana Chiacchio, del Centro de Abogados por los Derechos Humanos, presentó un amparo a principios de mayo y el juez Marcelo Fernández​ ordenó testear a todo el personal del hospital. “Habría seis confirmados, solo del fin de semana”, dice a Clarín el enfermero.

También cuenta que en el laboratorio central del hospital están los pedidos de tests rápidos desde hace días, pero que los hisopados aún no se realizaron. “No hubo ninguna comunicación de los directivos del hospital convocándonos con fecha y hora”, asegura el profesional con 30 años de trayectoria, y agrega que “no hay datos centralizados” sobre la cantidad de pacientes atendidos y fallecidos por coronavirus en ese nosocomio.

“Necesitamos más gente y menos carga laboral”, agrega. “Hacemos guardias de 12 o 14 horas. A veces el trabajo te excede. Cuando estás agotado, empezás a bajar la barrera. Por ejemplo, si estoy en el shockroom con dos pacientes, y cada vez que entro debo ponerme doble guante, barbijo de triple filtrado y todas las protecciones, necesito tiempo: si uno está solo, no lo tiene”.




Comentarios