Se conformará un grupo de trabajo que estudiará caso por caso la situación de los reclusos.


Una mesa de diálogo integrada por autoridades del Ministerio de Justicia, del Servicio Penitenciario Federal, jueces de la Cámara de Casación y presos del penal de Villa Devoto acordó hoy conformar “un grupo de trabajo interdisciplinario” que analizará y agilizará la aplicación de prisiones domiciliarias para los internos que integran la población de riesgo ante el posible contagio del coronavirus.

Fuentes penitenciarias y judiciales aseguraron que, de acuerdo al acta firmada por todos los participantes del encuentro, el equipo de trabajo deberá priorizar “la revisión y estado de los trámites administrativos y judiciales” que contemplan a los “subgrupos descriptos” en las acordadas alcanzadas por la Cámara de Casación Criminal y Correccional de la Capital Federal y por la Cámara Federal de Casación Penal.

El encuentro, que había sido acordado el viernes tras una jornada de protesta que terminó con presos y agentes penitenciarios heridos, comenzó a las 10.30 de este sábado en “la capilla” del penal y concluyó a las 15.40, luego de fijar una nueva reunión para el próximo jueves a la misma hora en la que también estarán presentes jueces de Ejecución.

El acuerdo al que llegaron no sólo abarcará el análisis de la situación carcelaria en el penal porteño, sino que también incluirá al resto de los penales federales de todo el país.

(Foto: Juan Mabromata / AFP)

Durante la reunión se determinó que se analizará la situación de los internos que podrían acceder al beneficio de la prisión domiciliaria, y en el acta se menciona a la “población de riesgo sanitario“, que son aquellos mayores de 60 años y con “enfermedades determinadas por la autoridad sanitaria”; “personas en término de libertad condicional y asistida” y “aquellos que tenían las salidas transitorias otorgadas”.

También se menciona a los presos con condenas no superiores a tres años y aquellos con prisión preventiva cuyo cumplimiento exceda los dos años, a mujeres con niños y niñas y embarazadas y extranjeros con trámites de expulsión. Por último, en el documento firmado también están contempladas las personas que fueron condenadas bajo el régimen penal de menores.

La protesta en la cárcel de Devoto, ubicado en la calle Bermúdez al 2600 de la Ciudad de Buenos Aires, había comenzado el viernes alrededor de las ocho de la mañana con quema de colchones y batucadas.

Al llegar la tarde, voceros del SPF dijeron a Télam que la protesta involucraba al 80 por ciento de los pabellones, luego de un reclamo que estaba latente desde hacía varios días y se acrecentó luego de que se confirmara que un agente penitenciario que presta servicios en ese penal diera positivo de coronavirus.




Comentarios