Sucedió en Parque Avellaneda y es el segundo asilo en ser vaciado.


Personal médico del PAMI trasladó este miércoles a distintos hospitales a los 45 adultos mayores que estaban alojados en un geriátrico del barrio porteño de Parque Avellaneda, cuyos familiares reclamaron la derivación luego de que una persona muriera y otras siete contrajeran coronavirus en el establecimiento.

En un comunicado, el PAMI informó que, una vez conocido el contagio dentro del Instituto Geriátrico San Lucas, el pasado sábado “se trasladó a ocho personas afiliadas que dieron positivo al test de Covid-19 a sus cápitas correspondientes, donde una de ellas falleció”.

“Hoy, ante la ausencia de la autoridad médica de la residencia del barrio porteño de Parque Avellaneda, PAMI trasladó a distintas cápitas de la ciudad a las 45 personas afiliadas que aún estaban alojadas en el lugar, a fin de garantizar su salud, aunque ninguna de ellas presentaba síntomas compatibles con el nuevo coronavirus”, se detalló en el informe.

Por último, desde la obra social de jubilados y pensionados señalaron que “el 30 de marzo PAMI envió a todas las residencias de larga estadía, donde viven personas mayores afiliadas al Instituto, una serie de protocolos sanitarios en relación con la pandemia de la Covid-19, que fueron respondidos con una declaración jurada que garantiza su cumplimiento”.

Este mediodía, tras el reclamo de familiares que se hicieron presentes en la puerta del establecimiento, se acercaron al lugar autoridades del PAMI, quienes les llevaron tranquilidad sobre el estado de salud de sus familiares.

El coordinador médico del PAMI, Eduardo Pérez, afirmó en declaraciones a los medios que la obra social de jubilados y pensionados “no tiene gobernabilidad sobre el geriátrico” porque es privado, y dijo que esa institución debe “estar regulada y habilitada por el gobierno porteño”.

“No hay ningún profesional que siga a los afiliados. Desde el sábado, que fue el último compromiso que asumió la institución y retiramos al último afiliado, no ha venido ningún profesional médico para continuar con el seguimiento del caso”, sostuvo Pérez.

El funcionario denunció que “las condiciones de seguridad en este geriátrico no están garantizadas, como tampoco el seguimiento de los profesionales médicos”. Minutos más tarde, comenzó el traslado de las personas que permanecían en el geriátrico.

Pérez informó que aún queda pendiente la realización de un test y que PAMI brindó al lugar elementos para la desinfección y el armado de viandas.

“Ahora me quedó mucho más tranquilo que trasladan a mi mamá a un hospital. Acá no sabía si podía estar contagiada”, dijo a Télam Gustavo Peralta, quien se encargaba de anotar cada nombre de las personas derivadas para dar aviso a sus familiares.

(Foto: AP Photo/Natacha Pisarenko)

“Nos dijeron que una persona estaba con fiebre el sábado a la tarde. El domingo nos enteramos que había siete casos positivos y un muerto. El lunes hubo un administrativo que pudo juntar a todas las familias y terminó relatando cuál era la situación”, dijo Peralta, cuya madre tiene 83 años.

Por su parte Karina, visiblemente emocionada, afirmó que estuvo “mucho más tranquila” una vez que se enteró de que su mamá iba a ser derivada a un hospital.

Un comunicado del Hogar San Lucas enviado a los familiares indicó que “son siete los casos de Covid-19 positivos y tres pendientes de resultado; una persona fallecida y el resto alojados con normalidad”.

“Creeríamos que el caso 0 fue originado por un auxiliar de enfermería que ocultó los síntomas de aquella enfermedad al ingerir paracetamol unos cinco días antes de faltar a su trabajo, para lo cual presentó certificado médico con fecha 16 de abril de 2020″, sostuvo el texto.




Comentarios