Ocurrió en plena calle en el Barrio 31 de Retiro. La mujer ya había denunciado al agresor por violencia de género.


Un mujer resultó herida con cortes en la cabeza y en el rostro en el Barrio 31 de Retiro, al ser atacada de un botellazo por su expareja, quien le rompió el botón antipánico para evitar ser denunciado por violencia de género y huyó, aunque finalmente fue detenido cuando planeaba refugiarse en su casa.

El episodio, que quedó filmado por el teléfono celular de un vecino que fue aportado a la justicia, ocurrió el pasado sábado cuando el agresor encontró a su expareja caminando por la calle y comenzó a insultarla y amenazarla con “cortarle la cara”.

Según fuentes judiciales, la mujer ya había denunciado al hombre por violencia de género, por lo que le habían entregado un “botón antipánico” para alertar a la policía si se le acercaba. Sin embargo, en el momento de la agresión, el sujeto le arrebató el dispositivo, lo arrojó al piso y lo rompió.

Luego, según las fuentes, tomó una botella de vidrio y se la rompió en la cabeza a su víctima, provocándole cortes en el cuero cabelludo, la frente y el rostro.

En base al video aportado por los testigos, los investigadores lograron determinar, además, que en la agresión participó un amigo del atacante, quien sujetaba a la mujer mientras el hombre le provocaba cortes en la cara.

Tras el ataque, la mujer logró salir corriendo y se dirigió al Destacamento de Prevención del Barrio 31 de la Policía de la Ciudad, donde denunció lo ocurrido y fue trasladada por una ambulancia del SAME al Hospital Fernández. Está fuera de peligro.

Por el hecho, la policía logró detener al agresor horas más tarde cuando intentaba refugiarse en su domicilio, en el mismo barrio donde protagonizó el ataque.

En tanto, la mujer fue luego entrevistada por profesionales de la Oficina de Violencia de Género de la Corte Suprema de la Nación, quienes calificaron la situación de la damnificada como de “riesgo altísimo”.

Ante tal situación, el Fiscal Walter López imputó al agresor por los delitos de “amenazas, daño agravado (al ser el botón antipánico propiedad del Estado Nacional), lesiones graves agravadas por violencia de género y por haberse perpetrado contra una persona con la que se tuvo una relación de pareja, y además por violación de las medidas dispuestas en función del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio”, por lo que solicitó la prisión preventiva.

El fiscal acordó con la defensa la medida alternativa y provisoria, dado el contexto actual de aislamiento por el coronavirus, de arresto en un hotel, el cual será pagado por el imputado, con un dispositivo de geolocalización y consigna policial.




Comentarios