Fue denunciado penalmente por la intendenta de Moreno, Mariel Fernández. Enfrenta una pena de hasta 15 años de prisión.


El juez federal de Morón, Néstor Barral, ordenó la prisión preventiva y citó a declaración indagatoria a un joven de 24 años que volvió de Estados Unidos y al día siguiente fue a una fiesta de 15, donde once invitados fueron contagiados con coronavirus, según informaron fuentes judiciales.

El joven quedó acusado de incumplir el aislamiento obligatorio impuesto a viajeros cuando regresó al país el 13 de marzo último, y el 14 asistió al evento que se llevó a cabo en el salón “Alma de Hornero”, de la localidad de La Reja, en Moreno. El acusado tiene domicilio en el barrio porteño de Palermo y después de la fiesta fue a una clínica porteña donde dio positivo al test de COVID-19 y quedó aislado.

Este resultado dio lugar a un operativo en Moreno: las autoridades llamaron a la madre de la adolescente que cumplió 15 y ella confirmó que el ahora acusado había estado en la fiesta, por lo que todos los invitados quedaron aislados. Sin embargo, el joven ya había contagiado a por lo menos once personas que acudieron a la fiesta, mientras que otros 20 casos sospechosos están en estudio.

El joven no cumplió con la cuarentena obligatoria (Foto: web)

La intendenta de Moreno, Mariel Fernández, presentó una denuncia penal contra el joven, y la indagatoria fue pedida por el fiscal federal de Morón, Santiago Marquevich.

“Al día siguiente de su regreso al país y pese las previsiones establecidas en el Decreto de Necesidad y Urgencia número 260/2020, dictado con fecha 12 de marzo de 2020 por el Presidente de la Nación Argentina, que lo compelían a permanecer en su domicilio por el término de 14 días” el acusado decidió ir al evento, sostuvo Marquevich.

El joven quedó acusado por los artículos 202, 205 y 239 del Código Penal, que prevén penas de hasta 15 años de prisión, y será indagado cuando le den el alta o “no represente un riesgo para la propagación del virus”.

Fuente: Télam.




Comentarios