La competencia que se realizaría en Israel debió ser cancelada y jóvenes de siete países participaron de manera virtual.


En diciembre, un grupo de alumnos de una escuela de Villa Lugano ganaron un certamen nacional de Física y obtuvieron su lugar para participar de la final mundial que se disputaría en Israel. Pero luego apareció el coronavirus, se cerraron las fronteras, se dictó la cuarentena obligatoria y todo se complicó para estos cinco chicos porteños.

El viaje a Israel de Jazmín Casbarian, Sofía D’Ecclesiis, Rut Mamani, Luciano Sejas y Brian Terceros, todos ellos estudiantes de la Escuela Media Técnica de la Universidad de Buenos Aires de Villa Lugano, junto a su profesores Paula Leales y Claudio Bilardo, se canceló. “La noticia fue un impacto, los chicos y chicas tenían mucha expectativa, muchos nunca habían salido del país o siquiera viajado en avión”, contó a Clarín Nicolás Cardone, vicerrector de la escuela.

Pero el Instituto Davidson encontró la forma de realizar el International Safe Cracking Tournament: más de cien estudiantes y docentes de Gran Bretaña, Israel, Eslovenia, Hungría, Canadá, España y Argentina se reunieron el martes a través de una plataforma virtual.

A pesar del coronavirus, jóvenes argentinos participaron de un torneo internacional de Física y obtuvieron una distinción (Foto: Lucía Merle/Clarín)

Todos se conectaron desde sus casas en Lugano 1 y 2, Villa Adelina y Monte Grande. Los participantes debían presentar sus cajas fuertes desarrolladas con mecanismos basados en la Física, y el desafío consistía en vulnerar las cajas de los otros equipos y que pocos lograsen abrir la propia.

La caja de los estudiantes argentinos ganó el premio del público. El primer premio lo obtuvo uno de los dos grupos de Eslovenia, el segundo premio fue para una escuela de Israel; y el tercero, para una de España. “Ganó la que nosotros votamos, espero que podamos participar el año que viene”, dijo Jazmín, otra de las participantes, al mencionado medio.

“Como profesora los admiro por la garra que le pusieron, no solo desde lo académico, sino por lo personal; si se angustiaban, le ponían el pecho y se daban ánimo entre ellos”, destacó por su parte Leales.




Comentarios