El acusado de correr picadas a más de 240 kilómetros por hora en la Ciudad también aceptó una condena de un año de prisión en suspenso.


 El piloto de automovilismo Alejandro Radetic, acusado de correr picadas a más de 240 kilómetros por hora en la ciudad de Buenos Aires, dijo estar “arrepentido” y ofreció ante el fiscal Gonzalo Viña realizar tareas comunitarias, donaciones, permanecer dos años sin conducir y aceptar una condena de un año de prisión en suspenso.

La propuesta fue presentada por la defensa de Radetic y debe ser analizada por el fiscal como paso previo a una homologación por parte del juez Penal, Contravencional y de Faltas, Pablo Cruz Casas.

El abogado del piloto, Rodolfo Baqué, dijo en declaraciones al canal Todo Noticias (TN) que Radetic afirmó estar “arrepentido” y destacó que se trata de “un gesto en un país donde nadie reconoce sus errores”.

“Tiene que ser un mensaje para los que piensan que correr picadas no trae consecuencias”, expresó el abogado, y advirtió que “sí, trae consecuencias”.






Comentarios