Un gendarme fue condenado a siete años de prisión por haber abusado sexualmente de un niño en 2018, en la localidad rionegrina de El Bolsón, pero no quedará detenido hasta que el fallo quede firme, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Enzo Palatnik, quien en diciembre pasado había sido declarado culpable del delito de “abuso sexual agravado” por un tribunal de Bariloche integrado por los jueces Héctor Leguizamón Ponsal, Gregor Joos y Juan Martin Arroyo.

Según las fuentes, en una audiencia realizada el jueves, el tribunal le impuso al gendarme la pena mínima, de siete años, en vez de los 12 que habían solicitado tanto la fiscalía como la querella. Además, los jueces resolvieron que hasta que la sentencia quede firme, Palatnik seguirá en libertad y no será dado de baja en Gendarmería.

El hecho ocurrió en septiembre de 2018 cuando el gendarme trabajaba en el Escuadrón 35 de El Bolsón y su hija concurría al mismo jardín que la victima. La maestra jardinera notó que algo “no andaba bien con la conducta del niño” y puso en alerta a la familia.

”El nene reconoció que le habían hecho doler y señaló la cola. Los padres hicieron la denuncia y en el hospital se constato la lesión anal. Con el avance de la causa, en la cámara Gesell le lograron sacar quien fue el responsable”, indicó el abogado querellante, Víctor Massimino. Por su parte, el gendarme estuvo detenido unos días pero recuperó su libertad y siguió desempeñándose en sus funciones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.