La organización se manifestó a favor del acuerdo justo y equitativo de derechos indígenas pendientes y cuestiones relacionadas con los títulos como fundamentales para desarrollar sociedades sustentables.


Ante los incidentes entre la familia mapuche, personas que intentaron irrumpir en la comunidad y la policia que intentaba mediar, la organización ecologista Greenpeace repudió las agresiones a tres integrantes de la comunidad mapuche Buenuleo. Por ese suceso, cuatro personas fueron detenidas.

Desde el 10 de septiembre del 2019, la comunidad Buenuleo permanece en un lote pastoril de unas 90 hectáreas en el cerro Ventana, argumentando un acto de “recuperación territorial”. El empresario, Emilio Friedrich, manifestó tener un boleto de compraventa de ese predio firmado en 2009 por Antonio Buenuleo, el entonces lonko de la comunidad.

enfrentamiento del cerro Ventana

“Greenpeace pudo comprobar, mediante la comparación de imágenes satelitales, que entre 2014 y 2019, los años de ocupación de los empresarios de esas tierras, se realizó el desmonte ilegal de casi una hectárea de bosque de lengas”, indicó Greenpeace.

Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace, indicó: “La mayoría de las comunidades indígenas no han obtenido la titularización de sus tierras y en las últimas décadas, con el avance de la frontera agropecuaria y de los negocios inmobiliarios aumentaron la destrucción de los bosques y las agresiones de empresarios hacia sus históricos habitantes”.

Greenpeace se manifestó a favor del “acuerdo justo y equitativo de derechos indígenas pendientes y cuestiones relacionadas con los títulos como fundamentales para desarrollar sociedades sustentables”.




Comentarios