El análisis de luminol que se hizo en el Citroen C4 perteneciente a Tamara Pampín, hija de Pamela Antúnez -pareja del desaparecido dio positivo.

Estas tareas se realizaron en la sede de Policía Científica en el marco de la investigación por la desaparición de Gabriel García Gurrea.

“Habrá que determinar si las manchas son de sangre animal o humana, y en este último caso si se puede saber de quién, pero en el baúl se encontraron muchas”, indicó a periodistas una fuente cercana a la investigación.

Los investigadores tienen confirmado que el vehículo en cuestión fue utilizado por Antúnez en fechas muy próximas al 19 de mayo, día de la desaparición.

Una Ford EcoSport, patente OQA 290, de Antúnez y las camionetas Ford F-150, chapa URE 052 dieron resultado negativo ante análisis similares.

No fue el caso de una Toyota Hilux, registro IOP 138, perteneciente a Marcelo Campetella, vecino y presunto amante de la mujer, que dio positivo en la parrilla delantera.

En el procedimiento de anoche, además de los peritos de la Policía Científica, estuvieron presentes el doctor Antonio Orozco, de la fiscalía y el abogado Valentín Fernández, que representa a Antúnez y Campetella.