El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, dijo hoy que la provincia se encuentra “en un nivel de camas” de terapia intensiva “como en el peor momento del año pasado” y advirtió que a este ritmo “puede colapsar el sistema muy pronto”, en el marco de la segunda ola de coronavirus que afecta a todo el país.

Sin embargo, el titular de la cartera sanitaria bonaerense aclaró que el colapso “entendido como la imposibilidad de dar respuesta no sucede” porque se implementó “un sistema de derivaciones permanente, hoy muy estresado, trasladando pacientes de donde se llenan los servicios y descomprimiendo”.

Sobre la situación epidemiológica de Olavarría, donde se confirmó la circulación comunitaria de las variantes Británica y de Manaos, aseguró que “hasta hace 15 días teníamos en todos los estudios que los casos de las variantes británica y de Manaos eran una minoría ínfima al lado de los casi 500 casos que se habían testeado, eran tres o cuatro casos. Encontrar en una sola ciudad, 15 días después, en 20 casos 11 de la británica y tres de la de Manaos, 14 casos de nuevas variantes, es preocupante”.

Y agregó: “Me preocupa que en una sola ciudad aparezca esa cantidad y esto, si se confirma, puede explicar la velocidad por la que está creciendo. Puede ser, por lo menos, uno de los factores de los múltiples que inciden en ese aumento de la velocidad. El otro es el relajamiento”.

Consultado sobre las diferencias de números entre Capital Federal y Provincia, Gollan sostuvo que “la General Paz no divide el sistema sanitario”, y que cuando la Ciudad da números más bajos de situación de camas es porque “han medido solamente las camas del hospital público”.

En cambio contó que son los grandes efectores de medicina prepaga los que “están en estado de colapso prácticamente con 95% de ocupación”. Agregó además que han encontrado “cepas nuevas en cantidades importante en varios lugares”, pero siguen investigando, y ese podría ser uno de los motivos del aumento de la velocidad de contagios.

Por todo esto, para Gollan la situación “es enormemente preocupante”. “Como dijo nuestro gobernador (Axel Kicillof) no es una ola, es un tsunami, pero nos estamos dando cuenta que la altura de la ola del tsunami crece 20 metros por día”, graficó.

De todas maneras, como contrapartida marcó los beneficios de que las últimas restricciones se extiendan por tres semanas y explicó: “Seguimos vacunando mucho y cubriendo a los sectores más vulnerables”.

Con información de Télam