Unos 300 trabajadores de la empresa distribuidora Camuzzi Gas Pampeana iniciaron el pasado viernes un plan de lucha por una recomposición salarial, el pago de un bono de pandemia y para que la empresa incremente su aporte al servicio de salud.

Se trata de una protesta de trabajadores de la provincia de Buenos Aires, Río Negro y La Pampa, que incluye a Azul y otras localidades de la zona. La primera medida fue el retiro de las guardias pasivas por tiempo indeterminado, y continuarán el lunes, cuando se inicie un paro de actividades por 48 horas, que incluirá la desconexión de los empleados que están realizando teletrabajo.

Las medidas fueron decididas por el Sindicato de Trabajadores de la Industria del Gas, Derivado y Afines (STIGas), de acuerdo al comunicado oficial.

Los trabajadores del gas consideran que el ajuste salarial dispuesto para 2020 fue insuficiente y llegó a destiempo. Además, piden que la empresa mejore sus aportes al sistema de salud y que se abone a los empleados un bono en reconocimiento a su trabajo durante la pandemia, entre otros puntos.

Según anuncian en el comunicado, de no haber respuesta a sus pedidos, los afiliados harán un nuevo paro el lunes y martes de la semana del 10 de mayo, y seguirán con ceses de actividades progresivamente más extensos.