A partir de la semana que viene se podrá volver a estacionar de ambas manos en las calles del centro de Azul. El municipio que empezará a retirar los postes viales delimitadores ubicados en las arterias del centro de la ciudad y volverá a cobrar el estacionamiento medido.

“Ha pasado un tiempo de prueba, hoy se están habilitando muchísimas actividades que no estaban habilitadas por lo tanto la decisión es sacar estos postes y a su vez y fundamentalmente trasladarle a los vecinos que cumplan con las medidas de prevención estipuladas”, aseguró el jefe de gabinete, Alejandro Vieyra, sobre los postes amarillos  que se colocaron para aumentar el distanciamiento social entre las personas que circulaban en Azul.

“Ya pasó un año que no se cobra estacionamiento medido, Azul fue la única ciudad de la región que decidió esto porque creíamos que era una ayuda tanto para el comerciante como para el que venía con su bolsillo tan golpeado, pero consideramos que ya se ha cumplido esta etapa”, agregó el funcionario.

Por su parte, el secretario de Obras y Servicios Públicos Carlos Caputo explicó que la semana próxima se retirarán los postes y se retomará con el estacionamiento medido. En este punto, aclaró que “estamos trabajando desde la comuna para avanzar en convenios con universidades para implementar un sistema de estacionamiento medido como tienen las demás localidades vecinas”.

UNA OBRA CON POLÉMICA

En junio del año pasado, cuando el municipio construyó los postes para ampliar las veredas se generó una polémica con el SOEMPA (Sindicato de obreros y Empleados Municipales del Partido de Azul), quienes cuestionaron que se contrató a una empresa privada en vez de hacer la obra con empleados municipales.