El municipio organizó un nuevo rastreo domiciliario de casos sospechosos de COVID-19.


Este miércoles, el municipio de Azul realizó un nuevo operativo domiciliario de detección de posibles casos sospechosos de COVID-19 en la localidad de Cacharí.

“Enviamos al equipo de Azul para acompañar, ayudar y fortalecer al grupo que está trabajando en Cacharí y poder recolectar la información necesaria que nos permita hacer un cierre al nexo epidemiológico”, aseguró la a directora de Atención Primaria de la Salud, Adriana Scalcini.

Enfermeras, agentes sanitarios y promotores de salud, coordinados por las áreas de Epidemiologia y Atención Primaria de la Salud, trabajaron en viviendas asignadas a los efectos de detectar precozmente personas que presenten síntomas compatibles con la enfermedad o que sean contactos estrechos de pacientes positivos.

En el día de ayer, la comuna informó que se registró un positivo en la localidad azuleña y en total suman 13 los casos activos.




Comentarios