Antes de que se conozca la segunda prueba, el municipio impuso esa condición para reabrir el parque eólico.


Horas antes de que se conozca el resultado de la segunda prueba al operario del parque eólico, el municipio informó que en caso de que sea positivo le exigirá a YPF Luz y a las firmas contratadas para la construcción de Los Teros 1 y 2 a que realicen los test correspondientes a cada uno de los trabajadores.

De confirmar el caso positivo de COVID-19, la medida será obligatoria para que se autorice la reapertura de los parques y deberá contemplar a todos los empleados de todas las categorías y servicios. Las pruebas de PCR solicitadas deberán dar negativo en todos los casos para que las empresas puedan retomar la actividad.

“Si la segunda prueba al empleado da positivo, más allá de la cuarentena de los trabajadores, se aplicará esta medida para llevar tranquilidad a la comunidad de Azul y también al resto de operarios y profesionales de Los Teros acerca de la condición sanitaria de todos ellos”, aseguró el intendente Hernán Bertellys.

El jefe comunal explicó que “los test a cada trabajador estarán a cargo de la empresa. Una vez que estos estén finalizados y siempre que los resultados sean negativos, habilitaríamos a Los Teros a continuar trabajando. Hasta entonces, se mantiene parada la actividad”.

“La comunidad puede estar segura que tomaremos todas las medidas para tener la certeza de la situación sanitaria en los parques eólicos. Como siempre, le pedimos a cada vecino que se siga cuidando y respetando las medidas preventivas para evitar la propagación del coronavirus en el Partido”, agregó el intendente.


En esta nota:

Azul Coronavirus Salud


Comentarios