El jefe comunal y su equipo de funcionarios decidieron donar parte de su salario y destinarlo a la emergencia sanitaria.


En medio de la pandemia por coronavirus y el aislamiento decretado por el gobierno, el intendente de Saladillo, José Luis Salomón, decidió destinar un porcentaje de su sueldo para la emergencia sanitaria que atraviesa el país. Lo mismo harán los funcionarios de esa municipalidad y los concejales.

Según informaron desde el municipio, el Intendente se reducirá en un 50% su sueldo, los concejales un 30% y los secretarios un 20% por los próximos dos meses, aunque si la pandemia sigue se reconsiderará el plazo.

“Seguramente todos estos fondos no resolverán la situación tan compleja que estamos atravesando, pero estamos convencidos que son indispensables para aliviar los tristes y duros momentos que alguna familia de nuestro querido Saladillo puede estar viviendo”, dice el comunicado oficial del municipio.

El dinero recaudado será destinado para afrontar gastos generales de la emergencia alimentaria y para gastos de los hospitales de Saladillo.




Comentarios