En una iniciativa en conjunto con la Escuela de Bellas Artes, un grupo de chicos hizo murales con varias de sus piezas.


El Museo López Claro quedó chico para el arte y decidieron sacar las obras a la calle: en una iniciativa conjunta con el Taller de muralismo de la Escuela de Bellas Artes, un grupo de alumnos pintaron murales en base a obras del museo.

Museo López Claro y Escuela de Bellas artes

“Todo comenzó con la investigación histórica sobre uno de los artistas locales mas importantes y tambien relegados, Lopez Claro padre, quien firmaba sus obras como Claudio Lantier. Se seleccionaron distintas producciones del artista para tomar como disparadores y recrearlas en un formato mayor mediante el cambio de escala con el método de cuadrícula, para que los estudiantes incorporansen la técnica y conozcan a su vez a este maravilloso artista”, relató a Via Azul el profesor Martin Zinclair, encargado del taller de muralismo.

El proyecto surge desde el taller de muralismo de la Escuela de Bellas Artes Luciano Fortabat, a cargo del profesor Martín Meza y sus alumnos del Profesorado en Artes Visuales de IV año.

Museo López Claro y Bellas artes

Zinclair relató en detalle cómo fue el proceso: “Dentro del aula continuaron trabajando para finalizar los dibujos, una vez hecho esto se los delineo con fibron indeleble buscando generar profundidad sólo con línea, es decir, modulándola e intensificar los contrastes entre el negro del material y blanco del soporte, un papel afiche de 1m x 0,7m por cada producción correspondiente a cada estudiante” “Paralelamente se articuló con el Museo López Claro para acceder a las obras reales y comparar ambas, acercando el patrimonio artístico a les estudiantes. Luego se prosiguió definiendo los sectores a intervenir del espacio perteneciente al Museo por calle Colón, para visibilizar esta pertenencia pero también para utilizar como soporte sus muros y propagar la obra de Lopez Claro como también las producciones de Bellas Artes en el espacio público, acercando el arte a la ciudadanía e interpelándola en su habitar por la ciudad”, agregó el profesor.

Esto se realizó mediante la técnica de pegatinas y constituyó una experiencia muy gratificante para todas las partes involucradas, inclusive expandiendo los alcances al quedar las producciones en la calle, uno de los objetivos del taller de muralismo.

Museo López Claro y Bellas artes


En esta nota:

Educación Arte Azul Museo



Comentarios