Si de sueños se trata, Zaparrastrosa sería el sueño plasmado de Giuliana Fachinetti y Roger Cueva, que la definen como “nace del sueño de materializar nuestros libros ya que tenemos la cultura de escribir y leernos cómo forma de canalizar, sentir, sanar, meditar. Una pasión que compartimos”.

Estos jóvenes literatos fueron criados en Arroyito y ahora están radicados en Córdoba Capital, donde llevan adelante la editorial que se presenta para darle voz a autores contemporáneos de la ciudad, generando un nuevo espacio para artistas y escritores que deseen plasmar su mensaje y discursiva disidente, contra hegemónico, feminista y manifestante de otras realidades y militancias minoritarias.

Es una voz que presenta una alternativa, ya que apuntan a publicar escritores locales, y que a través de talleres o por medio de un acompañamiento, están presentes en la gestación del proyecto. El objetivo central es llegar a un publico que replantee y reconstruya ideas.

Zaparrastrosa EditorialGiuliana Fachinetti y Roger Cueva

Vía Arroyito dialogó con Giuliana y Roger sobre “Zaparrastrosa”, “fue creciendo cuándo deseamos hacernos cargo de todo el proceso, contamos con la suerte de tener un grupo de contención de amigos profesionales relacionados al arte, diseño, comunicación, etc. que nos ayudaron mucho tanto en materialización, distribución, difusión y puesta en escena”.

Sobre los trabajos que editaron comentan “la significación de nuestros primeros ejemplares es tan importante para nosotros porque su mensaje es muy autocrítico, autorreferencial, aún así dentro su mensaje colectivo, es tan personal que decidimos publicarlo bajo una editorial propia para en cierta forma, cuidarlos, respetarlos, y dejar algo de nosotros en cada publicación”.

Hicimos todas las averiguaciones correspondientes para saber cómo ingresar en el ámbito editorial, también hicimos un curso de encuadernación, porque la idea inicial era entregar un producto totalmente artesanal, dónde nos encontramos con la magia y el aprendizaje del trabajo autogestivo e independiente, de lo importante que es comunicar en una realidad violenta para tantos colectivos, donde muchas veces nuestras voces son calladas y ocupadas por personas hegemónicas dentro de este contexto social y moral”, un desafío en estos tiempos que vivimos.

Giuliana FachinettiGiuliana Fachinetti y Roger Cueva

Zaparrastrosa editó el libro “Fue” de Giuliana Fachinetti, Licenciada en Higiene y Seguridad Laboral, Reikista y co-fundadora de “Melissa Centro Holístico”, aficionada a la fotografía y escritora, guionista, y para ella fue “un inicio hermoso. Mi primera creación pura y genuina desde la escritura y estar presente en cada parte de su proceso hace que cada ejemplar sea especial y tenga todo de mi. Escribo hace mucho tiempo, es un hábito de todos los días, una forma de expresarme en la que me siento segura y un canal importante, así es como tengo guardado cientos de textos”

Continúa Giuliana “es una recopilación de algunas de esas historias cortas que supe dejar sentadas, por la plenitud de su vivencia o porque no quería olvidarlas y me animé a compartirlas para mostrar cómo siento diferentes realidades y generar empatía con el lector. Encontré mi forma de comunicar y visibilizar diferentes temas, abordar muchos prejuicios. Romances, temáticas sociales, la lucha por el colectivo feminista y un popurrí de realidades que me tocan. Es un punto de partida, es así cómo me siento bien comunicando y así seguiré. Una revelación a mi literatura”.

Roger CuevaGiuliana Fachinetti y Roger Cueva

La editorial también presentó el libro “Un gato con caja” de Roger Cueva periodista y escritor, “representa en cierta forma un abrazo al niño que fui entre versos, y es una caricia a la Identidad disidente que voy construyendo. Es el camino que intento recorrer. La poesía en lo personal podría decirse que me salvó la vida en más de una ocasión, aprendí a construir un mensaje a través de ella, encontré la nobleza de la escritura en el día a día y a apaciguar la ansiedad de la vorágine. Es una forma de reivindicar a la cultura del colectivo lgtbq+, ya que lamentablemente en el mundo editorial son muy pocas las que apuestan a que nuestras voces lleguen, sean leídas, a que le demos vida a nuestros propios deseos, a nuestra realidad, a mostrar otra forma de amor que no sea la de la heterónoma con la que nos criaron, convivimos y luchamos”.

Roger refleja en la obra la violencia ejercida para con las diferentes elecciones “diferentes binarismos, género, masculinidades, feminidades, abuso policial y visualizar el reflejo de los medios de comunicación para crear un imaginario social que termina siendo, en la mayoría, violento para las minorías sociales. Estamos en tiempos en que debemos replantear las ideas, las costumbres, reconstruirse si algo daña y dejar espacio para comunicar discursivas contrahegemónicas, plasmar quienes somos, artistas diversos y nuestro arte, es una deuda social para nuestro colectivo. Permitirnos que no seamos sólo márgenes y morbos de la sociedad que nos consume en secreto, sino que seamos parte, que podamos ocupar, abrazar, mostrar, contar y amar sin miedo”.

Zaparrastrosa está presentada, es el inicio, es una voz diferente, es una elección que muchas veces pone en la balanza mas de una cuestión que silencian otros. Aspira a poder publicar obras de otros artistas locales, darle lugar a nuevos autores y artistas que tengan una realidad poética que comunicar.

En tiempos donde la presencia del Covid-19 generó un cambio total en la normalidad, la presencialidad y los tiempos no permitieron la presentación formal de la editorial, pero serán reprogramados talleres, ferias y ciclos de lectura. Giuliana y Roger tienen muy en claro el fin principal de su proyecto “poder acompañar al autor durante todo el proceso de su obra y queremos invitar a todos los escritores que busquen un espacio o contención a localizarnos en nuestras redes sociales”. Podes hacerlo en Instagram o en Facebook.