Leandro Bolmaro hizo lo suyo para que el Barcelona vuelva a jugar después de siete años la definición del torneo continental tras derrotar en el quinto y definitivo juego al equipo ruso y poner la serie 3-2.

El partido que se jugó en el Palau Blaugrana tenía de por sí demasiados condimentos como para que la “desfachatez” del varíllense terminara de cerrar una noche que será inolvidable para los del Barça. Es que en la previa el equipo no había mostrado su mejor versión en el cuarto juego y una derrota podía pegar de lleno “en las entrañas” del local, una escuadra plagada de estrellas con el objetivo de pelear hasta el final la Euroliga.

Entonces a los dos minutos del segundo cuarto cuando el juego todavía no había tomado intensidad apareció el “flaco” de Las Varillas, tomo el balón afuera de la zona pintada; penetro como si tuviera “en el lomo” mil batallas de estas, de las “bravas” y en la cara de dos oponentes encesto para dejar en claro de que se trataba la cosa.

Insano fue la palabra elegida por la cuenta oficial de Twitter del equipo de básquet del Barcelona para describir la volcada de Leandro Bolmaro. El alero vive horas muy especiales ya que está a un paso de sumarse a la NBA y ser un argentino más en la actualidad en la liga más importante del planeta.

Leandro Bolmaro BarcelonaPrensa Barcelona