Noe Saravia y Belqui Roldán nos cuentan su experiencia.


A pesar de que de a poco vuelve la nueva normalidad al mundo por la Pandemia del Coronavirus, las clases de diferentes niveles están muy lejos de regresar. Se analiza la posibilidad de que los años que finalizan ciclos tengan la posibilidad de un cursado diferente.

Via Arroyito pudo dialogar con Noelia del Valle Saravia que cursa 3 año “B” de la especialidad Turismo y Belqui de las Mercedes Roldan que cursa 3 año “A” de la especialidad economía, del Centro Educativo de Nivel Medio para Adultos C.E.N.M.A N°60.

Belqui y Noe cursan en el Cenma 60 de Arroyito

Noelia nos comentó “todo esto es muy nuevo, tratamos de no entrar en pánico, tenemos mucha fe de que pronto va a pasar esto”. Belqui dijo “nunca dejamos de tener contacto con nuestros compañeros, para las tareas con los profesores. Somos muy unidos y esperamos volver a estar juntos pronto”.

Cursan en horario nocturno en el edificio del Ipetaym Nº 68 y decía Belqui “a pesar de las diferentes edades, eran noches muy amenas, la pasábamos muy aprendíamos y tomábamos mates“. Noe agrega “hace más de un año que venimos trabajando juntos, la fiesta esta la mitad pagada y estamos organizando y ver que mas podemos hacer para solventar los gastos”.

Estamos esperando el gran dia, el tema de las remeras vamos a hacer la presentacion 3º A como 3º B. El viaje esta planeado pero con todo esto no se puede, entendemos y somo concientes. Cuando retomemos las clases veremos que se puede hacer y si se puede viajar”.

Belqui espera que puedan volver a clases “va a ser un momento de alegría, nosotros anhelamos volver al colegio, compartir esas horas que compartíamos. Volver a ir con cuidados, para que esto no pase a mayores y podamos llegar a fin de año culminando el año, disfrutando y aprendiendo”.

Noe agrega “la experiencia en el Cenma es totalmente diferente que cuando iba al secundario para jovenes, yo retome el secundario para terminar con la apuesta que tenia. Se viven cosas diferentes, el trato con los profes es diferente, por ahí uno llega cansado porque viene de trabajar, y el ambiente es tan diferente que todo se hace llevadero, te hace cambiar la energía”.

Los profes y el director son muy buenos, las preceptoras siempre están predispuestas. El Cenma es una vivencia unica y diferente“. Belqui contó su experiencia “hacia mas de 30 años que no iba al colegio, comencé con muchos miedos, muchas dudas y muchas ganas de dejar, no fue fácil, ingresé con gente que no conocía a un ritmo que hacia años que habia dejado, pero me llevo la mejor experiencia con gente fantastica”.

Belqui aconseja que aquellos que no finalizaron el secundario lo hagan en el Cenma 60 “es una gran familia, a todos aquellos que se han quedado con esta asignatura pendiente que lo hagan, que no se queden, uno vive una experiencia y la disfruta. Cuando uno es joven por ahí la escuela pesa”.




Comentarios