Xuxa fue protagonista de una fuerte polémica por sus dichos durante una transmisión en vivo de Instagram. La famosa artista propuso probar medicamentos y vacunas en presos“Que al menos sirvan para algo antes de morir”, afirmó en una comunicación pública con la cuenta de la Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro.

El objeto de la conversación eran los derechos de los animales. Como una de las celebridades brasileñas veganas más reconocidas, la animadora infantil participó de la charla para manifestarse en contra del testeo de productos en animales, aunque explicó que entiende las razones por las que se hace. “Puedo no estar a favor, pero al mismo tiempo comprendo que es una necesidad nuestra, de vida o muerte”, aseguró.

Sin embargo, aclaró que cree que para la industria de los cosméticos, al no tratarse de una cuestión sanitaria, es diferente. “Los cosméticos creo que son innecesarios. Shampoo, maquillaje... Creo que es totalmente evitable”, especificó.

Xuxa sorprendió a los fans con su espectacular mansión.Gentileza

Cuando habían pasado unos 30 minutos de conversación con Tiago Azevedo, representante de la Asamblea, Xuxa lanzó su comentario más polémico. “Tengo un pensamiento que puede parecer muy inhumano. Creo que hay mucha gente que ha hecho muchas cosas mal y que está pagando sus errores ad eternum, para siempre en la cárcel, que podría ayudar a experimentos, a salvar vidas con la medicina”, expresó.

Su controversial propuesta generó revuelo en Brasil. “Ahora, defensores de derechos humanos van a decir que ellos no pueden ser utilizados… Pero si ya está probado que son personas que van a vivir 60 o 50 años en prisión, y van a morir ahí, creo que podrían usar un poco de su vida para, por lo menos, ayudar a otros. Esa es mi opinión, ya que van a tener que morir en la cárcel”, subrayó.

Fue tan controvertida la sugerencia de Xuxa que la Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro, que llevaba días promocionando la charla, retiró el video de su perfil de Instagram. Hay que destacar que en Brasil, no existe la cadena perpetua. La pena máxima de prisión es de 40 años, según la Ley 13.964 de 2019, sancionada bajo la gestión de Jair Bolsonaro. Hasta entonces, lo máximo que se podía encarcelar a alguien en el país era 30 años.