El Banco Central dispuso este lunes suspender a la empresa Vicentín para operar en el mercado de cambios y realizar pagos al exterior, por lo que sólo podrá acceder para liquidar las exportaciones pendientes para regularizar su situación.

//Mirá también: Vicentin convocó a una asamblea de accionistas para evitar la disolución

Las autoridades sospechan que la firma santafesina hizo un “pasa manos” del dinero en el exterior para no traerlo a la Argentina y dejarlo en las arcas de otra compañía en el exterior, para evitar una eventual confiscación judicial.

La autoridad monetaria también se instruyó a la Dirección General de Aduanas (dependiente de la AFIP) a no cursar nuevos embarques de mercaderías con destino de exportación hasta que la empresa de cumplimiento con las obligaciones pendientes.

La decisión oficial fue confirmada a través de la Comunicación “C” 89731 de este lunes 26 de abril. “Estas medidas precautorias son aplicadas de acuerdo con lo establecido por el artículo 17 de la Ley 19.359 de Régimen Penal Cambiario”, dice la medida.

Además, el Banco Central notificará al juez concursal que lleva la causa Vicentin la totalidad de las operaciones de exportación sin liquidar a fin de que se verifique si fueron efectivamente percibidas por la firma.

Vicentin (Archivo)

Las medidas dispuestas por el Banco Central son similares a las adoptadas respecto a otro exportador (Díaz & Forti) y, en aquella oportunidad, fueron ratificadas en instancias judiciales ante la justicia federal de Rosario y ante el juez del concurso, dijeron fuentes oficiales.

Cuando se desató el conflicto con la empresa Vicentín a mediados de 2019, la firma debía 450 millones de dólares en liquidación de exportaciones. Luego comenzó un proceso de liquidaciones hasta un punto en que dejó de entrar divisas. Le quedan pendientes unos 140 millones.

//Mirá también: Advertencia sobre Vicentin: “Si no interviene el Estado terminará en el peor escenario”

Las fuentes consultadas dijeron que se hizo una auditoría, se confirmó que la empresa había quedado en liquidar los 140 millones y se le aplicó una sanción. Según explicaron las fuentes, esto no está directamente relacionado a la deuda que la empresa acumuló con sus proveedores.

La firma alimenticia había caída en una profunda crisis por no poder pagar a sus acreedores, bancos y productores. Ahora, para obligarla a liquidar divisas,  el Banco Central le cerró la posibilidad de acceder al Mercado Único Libre de Cambios (MULC) para comprar dólares.

El Gobierno y el Banco Central le pidieron a la Justicia que investigue qué pasó con las operaciones que no se liquidaron. Estiman que la empresa pudo haber ingresado el dinero vía operaciones bursátiles de contado con liquidación. O directamente, pueden haber desviado los fondos a otra empresa para dejarlos en el exterior.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires