Ante los 14 casos confirmados de COVID-19 con la variante Delta en Córdoba y las 163 personas aisladas por haber sido contacto estrecho de una persona que no respetó el aislamiento, la Directora Nacional de Migraciones, Florencia Carignano, expresó este viernes el malestar del Gobierno nacional porque dicha provincia no ejerció un control “más estricto” sobre los viajeros que volvieron desde el exterior y debían cumplir con al menos siete días de aislamiento.

//Mirá también: Córdoba: el viajero que trajo la cepa delta podría recibir una dura condena

En este sentido, Carignano solicitó que las inspecciones sean presenciales y no por teléfono, y dijo: “Estos casos no ayudan para nada. La responsabilidad individual falló. Quizás algún control más estricto del Estado, jurisdicción, etcétera, hubiera sido bueno”.

Carignano, en declaraciones a la radio FM Delta, afirmó que el Gobierno nacional está “muy preocupado por lo que está pasando en Córdoba”. Al ser consultada puntualmente sobre si hubo una falla en las estrategias implementadas por el Gobierno de Juan Schiaretti para evitar que se rompan los aislamientos, Carignano respondió que eso puede “decir mejor el ministerio de Salud que debe estar al tanto”.

Migraciones. Florencia Carignano. (La Nación)

No obstante, la funcionaria afirmó que el Gobierno nacional les ha insistido a los ministros de Salud, Seguridad y Gobierno de las 24 jurisdicciones para que realicen controles muy estrictos. “Tienen acceso a los tableros de migraciones, saben online al momento que llega una persona del exterior y dónde va a cumplir la cuarentena”, señaló.

Dijo que para evitar estas situaciones como las de Córdoba, el presidente Alberto Fernández lo instruyó al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que saque una Decisión Administrativa para que se especifique dónde iba a aislar cada jurisdicción a los viajeros. “¿Por qué? Porque estamos convencidos que el modelo hoteles que instrumentaron Canadá y de Gran Bretaña eran los que había que seguir”, agregó.

En el modelo hoteles no hay manera de que no se cumpla con la cuarentena. Es un modelo que cuesta más, porque es una logística más importante, pero la provincia de Buenos Aires lo está haciendo muy bien, San Juan también tiene el mismo sistema. Ese era el modelo a seguir. El Presidente les dio posibilidad. Las provincias luego eligieron”, lamentó Carignano.

La funcionaria añadió que ahora es la provincia de “Córdoba la primera que se perjudica”, aunque aclaró que está el riesgo de que la variante Delta se expanda desde este distrito hacia otros puntos del país por los contagios que se pudieran haber dado.

Nos cansamos ya de decirle a la gente que no se confíe, que no es suficiente venir con un PCR, que no es suficiente con el test de antígenos que se hacen en Ezeiza. Tenemos datos, no son antojadizas nuestras palabras”, afirmó. E indicó que el ministerio de Salud tiene datos que indican que más del 64% de los casos detectados de la variante Delta ingresó con PCR negativo pero manifestó síntomas varios días después de su llegada.

Carignano se quejó porque una persona que no respetó las medidas sanitarias en Córdoba terminó poniendo en aislamiento a otras 163 personas en Córdoba. “Y estamos hablando de que aún hoy, el 10% de los que llegan no respeta el aislamiento”, afirmó. “Nosotros vamos a controlar el aislamiento, y esas personas que son el 10% del total de los que llegan no está en su domicilio”, dijo la funcionaria nacional.

Según Carignano, esto que pasó en Córdoba es similar al primer brote que tuvo Israel en su momento, de un matrimonio que llegó, no hizo la cuarentena y contagió y generó un brote que desde abril no tenía. “Eso está pasando hoy en Córdoba”, dijo.

“Por eso también y hay que decirlo, la importancia del control presencial. Porque esta persona (en Córdoba) había sido llamada por teléfono y supuestamente estaba cumpliendo la cuarentena. Ahora hay un montón de gente contagiada. Entonces, hasta qué punto ese control sirve o no”, dijo.

Las medidas nacionales

Carignano expresó que lo se estuvo evitando todo este tiempo es que haya brotes. La funcionaria sostuvo que el mensaje oficial por momentos puede resultar “insoportable”, pero es lo que se debe hacer porque las personas que arriban desde el exterior deben hacer el aislamiento.

Esta variante es sumamente contagiosa. En Salta, de las personas que fueron contagiadas, algunas tenían una o las dos dosis de las vacunas, pero otras no tenían ninguna. Entonces no se puede ser tan irresponsable y no te puede importar tan poco el otro”, dijo. Y agregó: “Estas personas perjudican a su círculo íntimo y, obviamente, terminan perjudicando a toda la sociedad, porque ahora andá a saber cuántas personas más han sido contagiadas. Es incontrolable una vez que empezás a tener contactos con otras personas”.

También indicó que con las medidas de cierre de frontera sirvieron para ganar tiempo y vacunar a más personas, por lo que ahora hay al menos 12,5 millones de personas que fueron vacunadas desde que se implementaron los cupos para ingresar al país, de un total de 24.754.641 que se registran en total.

“Cuando nosotros decidimos poner los cupos de viajes fue porque veníamos el descontrol que había en el incumplimiento de la cuarentena (de los que regresaban al país). Era cuestión de una semana que estuviera la Delta acá”, dijo.

//Mirá también: La variante Delta obliga a replantear todo en Córdoba

Y señaló: “¿La Delta iba a llegar? Sí, iba a llegar, es imposible que no ocurriera, porque la Delta está en más de 120 países. El 85% de los nuevos casos que hay en Estados Unidos son de la variante Delta. Los argentinos están viniendo desde los Estados Unidos y desde Europa, donde ya hay circulación comunitaria”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.