Cuando finalmente, tras la publicación del DNU que modificó la ley de vacunas, fue destrabado el conflicto con varios laboratorios, y se anunció un acuerdo con Moderna, desde el Gobierno subrayaron la necesidad de conseguir “vacunas pediátricas”.

Sin embargo, la duda que surge respecto de esto es quiénes la recibirán: si todos los niños y adolescentes o solo aquellos con factores de riesgo.

//Mirá también: Variante Delta en Argentina: aíslan otros dos casos en viajeros y suman siete hasta ahora

Desde el Ministerio de Salud, consignaron a Clarín que “en el mundo se van ampliando grupos y poblaciones” y que esto “también está dentro de las consideraciones de las siguientes etapas del plan de vacunación”.

En lo inmediato, la ampliación incluiría a niños y adolescentes con comorbilidades. Para las autoridades, para hablar de una cobertura mayor aún es muy pronto.

Vacunas para los niños. El nuevo interrogante. Ramiro Pereyra | La Voz

Si cuando se termine de vacunar a menores de 18 con enfermedades de base, la estrategia incluyera al resto de los menores, nuestro país se sumaría a los más de 20 que ya están vacunando con Pfizer a chicos desde los 12 años, entre estos, Uruguay, Brasil, Chile, Perú y Colombia.

Para llegar a eso, además de la autorización de la Anmat o que la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn) recomiende la estrategia, el Ministerio de Salud debería optar entre dos opciones: paliar lo antes posible el riesgo mayor de la epidemia, “salvando” a quienes más perjudicados podrían resultar; o apelar a una estrategia más larga y costosa para cortar el problema de raíz. Es decir, plantarse en el objetivo de frenar la circulación del patógeno.

Opinan los expertos

El programa de vacunación antigripal tiene por meta la primera alternativa: paliar sus peores efectos. Ahora, la campaña contra el coronavirus, persigue el mismo objetivo.

Como los niños y adolescentes son los menos afectados por el Covid, sumarlos a la vacunación hablaría de un cambio total del horizonte sanitario planteado.

Ricardo Rüttimann, infectólogo de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (Funcei) y miembro de la CoNaIn, dijo al respecto: “Tuve la oportunidad de escuchar a asesores de la OMS hace unos días y recomendaban que mientras las vacunas no alcancen, los chicos, salvo con indicación precisa, no estarían dentro de las edades primordiales a vacunar. El foco, hoy, es disminuir la mortalidad y las internaciones”.

“Con gripe no lo hacemos: los que más contagian son los chicos de primaria y sin embargo no los vacunamos. A nivel de salud pública no nos planteamos bloquear la circulación”, explicó.

Desde su mirada personal, Rüttimann que no modificaría el objetivo actual de la campaña. Por un lado, porque la escasez de vacunas y la potencial indicación de dar tercera dosis “exige mirar a los que más tienen riesgo”.

Por otro lado, están viendo con preocupación que hay una muy baja adhesión a las vacunas del calendario oficial. “La prioridad en este momento es que se cumpla el esquema oficial pediátrico de vacunación”, subrayó.

Cuál sería la cantidad

En cuanto a la cantidad de niños que se vacunaría, la autoridades tienen al menos tres opciones. La primera, inmunizar a toda la población menor de 17 años. En base a las proyecciones del Indec para 2021, son cerca de 12,5 millones de personas.

Si bien Pfizer (y seguramente pronto los emparejarán Moderna, Janssen y Sputnik, entre otros) ya comercializa sus dosis para mayores de 12 y en China Sinopharm y Sinovac se aplican desde los 3 años, ningún laboratorio lo hizo para menores de esa edad.

Sin embargo, se prevé que avanzarán y definirán dosis adecuadas para niños de 6 meses a 11 años. Pfizer, de hecho, ya lo está haciendo.

La segunda opción es autorizar la vacunación solamente para, en palabras de Ángela Gentile, jefa de Epidemiología del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez”, los “adolescentes de 12 a 17 años”, con y sin factores de riesgo. Son unas 3,5 millones de personas.

Por último, y que es probablemente la que se llevará adelante, se podría circunscribir la vacunación Covid a los chicos con factores de riesgo, en principio, los de 12 a 17.

Para los especialistas, el foco debería estar en los adolescentes. Prensa Río Grande

Gentile considera que “pacientes con enfermedades de base de 12 a 17 años serían alrededor de 100.000”. “Pero no es un registro que estén llevando las autoridades en forma oficial. Pasa lo mismo en población adulta: como las enfermedades de base son muchas, es difícil llevar los registros”, dijo.

La jefa de Epidemiología recordó que “la edad es la mayor comorbilidad, por lo que hay que completar las dos dosis para toda la población de riesgo”.

//Mirá también: Coronavirus en Argentina: 466 muertes y 19.256 nuevos casos en las últimas 24 horas

“En un segundo momento y a corto plazo incluiría a los adolescentes con enfermedades de base. ¿Por qué? Todos los que internamos y se han complicado o fallecieron tenían factores de riesgo. No son tantos y tiene mucho sentido vacunarlos”, analizó.

Vacunar a toda la población pediátrica sería una última etapa, con un programa de vacunación sólido y consistente, con dos dosis en toda la población objetivo. Para eso hay que ver qué objetivos nos ponemos por delante. Vacunar a todos implicaría frenar la transmisibilidad. Es un punto a discutir”, concluyó la doctora.