A pesar de que el ministro de Salud Ginés González García adelantó que Pfizer ponía “condiciones un poco inaceptables” para hacer un acuerdo para comprar la vacuna contra el coronavirus para Argentina, ahora el Gobierno nacional avanza nuevamente en las negociaciones.

La idea oficial es adquirir y traer tres millones de dosis de la vacuna desarrollada por Pfizer, que se probó en Argentina, y que ya cerró trato con otros países de la región, como Chile.

Nicolás Vaquer, titular de Pfizer en el país y para América Latina, pidió a la casa matriz del laboratorio firmar el convenio con Argentina. El inconveniente, según trascendió, sería que la farmacéutica requiere ser contratada también para el seguimiento de la vacunación.

Las negociaciones, contó Marcelo Bonelli en TN, están en manos del propio ministro Ginés González García. Él mismo, días atrás, contó que estaba “bastante molesto” con Pfizer por las condiciones impuestas al acuerdo.

“En las negociaciones se nos pidió una ley para tener alguna seguridad. Esa ley estuvo en el Congreso pero luego desde la central en los Estados Unidos nos decían que no era suficiente, que había que hacer otra normativa, y pedían que el contrato no lo firmara yo sino el Presidente de la Nación”, dijo el ministro el martes pasado.

Por otro lado, el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, también realiza gestiones por su cuenta, y le envió una carta a la administración de Donald Trump en busca de respaldo, pero no fue respondida.

A la espera de la rusa

Mientras, se espera para este jueves el vuelo de Aerolíneas Argentinas que traería las primeras 300.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V para inmunizar a 150.000 personas.

Este martes a las 19.30 sale de Ezeiza el vuelo a Moscú, que regresará al país dos días después con las vacunas.