La farmacéutica china Fosum Pharma llegó a un acuerdo con su socio alemán BioNTech para producir 1.000 millones de dosis anuales de la vacuna de Pfizer-BionNTech contra el coronavirus en una planta en Shanghai.

//Mirá también: COVID-19: la vacuna Pfizer/BioNTech no requiere cambios por nuevas variantes

La vacuna de Pfizer-BioNTech, que Argentina no pudo conseguir, es una de las que tiene mayor eficiencia, con cerca de un 95 por ciento. Fosun Pharma comunicó el domingo a la bolsa de Shanghái que invertirá un máximo de 100 millones de dólares para producir la vacuna con BioNTech, que suministrará la patente y el conocimiento tecnológico.

Fosun tiene los derechos exclusivos para suministrar la vacuna en la China continental, Hong Kong, Macao y Taiwán, según el acuerdo.

Vacuna de Pfizer-BioNTech (AP/Ariel Schalit/Archivo)

BionTech anunció además este lunes un plan para trasladar su sede central a Singapur y crear una fábrica en ese país, que “proporcionará capacidad de suministro regional y global”, así como una “capacidad de producción de respuesta rápida”.

Hong Kong y Macao han aprobado el uso de Pfizer-BioNTech para situaciones de emergencia, aunque la vacuna no ha recibido aún la aprobación de las autoridades de Pekín para su uso en China continental.

//Mirá también: Arribaron al país otras 500 mil dosis de la vacuna Sputnik V

Según algunas informaciones, el Gobierno chino podría dar luz verde para la vacuna contra el covid-19 el próximo julio, lo que la convertiría en la primera extranjera que se aprueba en el país. Hasta el momento China ha aprobado cinco vacunas nacionales contra el coronavirus, que han administrado más de 317 millones de dosis de sus sueros entre la población del país.

Estados Unidos ha declarado que apoyaría una suspensión de las patentes de las vacunas en todo el mundo para facilitar su distribución global, a lo que se han opuesto varias compañías farmacéuticas, incluida la estadounidense Pfizer, y algunos gobiernos como el de Alemania.

Con información de EFE